La Carpeta:
1 de 10
 
En otras palabras, la línea es apoyar al Bronco en sus peticiones iniciales, para que luego no vaya a decir --cuando las cosas le salgan mal-- que es culpa del PRI o de los diputados que le metieron zancadillas en sus proyectos.
Eduardo A. Campos
agosto 31, 2015, 9:02 am

Campos en directo ok

Creo que ha quedado claro que Manlio Fabio Beltrones no es santo de mi devoción, sino todo lo contrario, pero hay que admitir que el tricolor es un viejo lobo que sabe de política y que está demostrando por qué es de los pocos prinosaurios que ha subsistido hasta encumbrarse en su Partido en esta época moderna.

Lo digo por la jugada que se acaba de aventar, "dando línea" para que sus diputados de Nuevo León apoyen en todo y conforme se pueda a Jaime Rodríguez Calderón y su futuro nuevo Gobierno. Sobre ese caso, me inspiran simpatía, por no decir ternura, todos aquellos que pensaron que ese era un buen y noble gesto del tricolor, o que se trata de una jugada obligada de reconocimiento al enorme apoyo popular que obtuvo El Bronco en la pasada elección.

Nada más alejado de la realidad. Lo que pasa es que Beltrones le está haciendo como la señora que en un hotel llama a la recepción y dice muy apurada: "Pronto, mi esposo amenaza con tirarse por la ventana"; "Lo siento, señora, creo que eso es un asunto familiar entre usted y su esposo", le responde el gerente en turno. "Pues fíjese que no", grita la señora, "el problema también es de ustedes... ¡porque la ventana no quiere abrir!".

Perdón por el mal chiste, pero lo que pasa es que Manlio vio la oportunidad y pensó, si Jaime quiere saltar, que se aviente solito y hasta le abrimos la ventana.

¿Que el Bronco quiere nombrar Procurador al cuestionado abogado, discípulo de la finada Raquenel, Roberto Flores? Adelante, y así le cargamos nomás al Bronco cualquier burrada en la Procuraduría. ¿Que el Gobernador Independiente quiere crear cargos especiales nunca vistos para Fernando Elizondo y su gente? Con mucho gusto, pero allá el Bronco si el experimento no funciona y la cosa acaba en una crisis de Gabinete estatal. ¿Qué más se le ofrece al señor Gobernador?

En otras palabras, la línea es apoyar al Bronco en sus peticiones iniciales, para que luego no vaya a decir --cuando las cosas le salgan mal-- que es culpa del PRI o de los diputados que le metieron zancadillas en sus proyectos.

La intención de Manlio Fabio es, entonces, dar un apoyo hoy para que el día de mañana los diputados y el PRI en su conjunto no sólo puedan lavarse las manos, sino que queden con la autoridad moral para señalar las pifias que se vayan cometiendo "a pesar de la buena fe y de las acciones de los tricolores del Congreso que le dieron a Jaime el beneficio para que arrancara su Gobierno como él quería".

Es cierto que, con su Gobernador Independiente, Nuevo León va a entrar a tiempos políticos inéditos. Sin embargo eso no quita que haya espacio para una que otra maniobra partidista de vieja escuela. Así es que cuidado con todos esos que están puestos para abrir la ventana.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web