La Carpeta:
1 de 10
 
El presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, acordaron trabajar juntos para atender, en el marco de la presión por la deuda pública que arrastra la entidad, la movilidad de Monterrey, la presión económica por la migración que recibe el estado y lograr una real coordinación de las delegaciones federales con el gobierno local.
Staff
enero 8, 2016, 6:46 am

bronco-20160107

El presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, acordaron trabajar juntos para atender, en el marco de la presión por la deuda pública que arrastra la entidad, la movilidad de Monterrey, la presión económica por la migración que recibe el estado y lograr una real coordinación de las delegaciones federales con el gobierno local.

El jefe del Ejecutivo analizó durante casi dos horas con el Bronco la situación actual de Nuevo León en distintos ámbitos. “Coincidieron en que la suma de esfuerzos permitirá avanzar hacia mejores condiciones. Manifestaron el deseo compartido de mantener un diálogo directo”, informó la Presidencia.

En un comunicado, la casa presidencial señaló que durante el encuentro, el segundo entre ambos, el presidente reiteró al gobernador “la mayor disposición” de su gobierno para trabajar de manera coordinada en acciones que permitan a los neoleoneses acceder a mayores niveles de bienestar.

En el documento se agregó que durante el encuentro, realizado en la residencia de Los Pinos, Peña Nieto ofreció al gobernador sin partido mantener una estrecha colaboración para acompañar los esfuerzos propios de las autoridades estatales.

Más tarde, en una conferencia de prensa realizada en la sede del gobierno de Nuevo León en la ciudad de México, Rodríguez Calderón comentó los temas abordados: coordinación de las delegaciones federales con el gobierno estatal, atención a la migración mexicana que recibe Nuevo León, reubicación de dos empresas ferroviarias que actualmente operan en Monterrey y más recursos para el Metro; agregó que en breve presentará un nuevo proyecto sobre el acueducto Monterrey VI.

“No vine solamente a pedir, sino a plantear soluciones para Nuevo León; tiene que ser el mejor estado del país y le he traído proyectos importantes. Hemos encontrado esa voluntad del presidente de regresarle a Nuevo León lo mucho que le ha dado”, señaló el Bronco.

Agregó que no lo vio “como un presidente político conmigo, no nos picamos los ojos ambos. Ambos tenemos una responsabilidad de gobierno y me ha ayudado a impulsar a Nuevo León, tengo que reconocerlo”.

Detalló que pidió al presidente que done a Nuevo León terrenos federales donde operan las ferroviarias Kansas City y TFM, para que sus 33 trenes diarios no afecten la movilidad de Monterrey. Indicó que esto permitiría contar con recursos por 5 mil millones de pesos para atender la deuda a partir del desarrollo de servicios, comercios, vivienda y áreas recreativas. El tema será analizado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Sobre la Línea 3 del Metro de Monterrey, dijo que se requieren mil 500 millones de pesos para terminarlo mediante la compra de vagones, pero que pidió que en lugar de ello se destinen 2 mil millones a fin de poder comprar vagones para las líneas 1 y 2, y al inyectar recursos hacer viable el sistema, pues hoy “está en terapia intensiva”.

Sobre la migración que recibe Nuevo León de personas de otras entidades comentó que “hoy los ciudadanos del sureste del país están viendo Monterrey como el ‘sueño mexicano’, por la gran cantidad de empleo que se genera en Nuevo León”.

Dijo que por autorización del Ejecutivo, las reservas territoriales del estado se dispondrán, en coordinación con la Sedatu, para atender el déficit de vivienda social. El último tema que planteó fue que haya una coordinación completa de los delegados federales con el gobierno estatal, lo que abordará en breve con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Contra las irregularidades

Sobre el proceso de revisión de la anterior administración, reveló que hay 120 expedientes concluidos y 100 en proceso de integración, sobre presuntos actos de corrupción cometidos por funcionarios del gobierno del ex gobernador Rodrigo Medina.

“Vamos con todo, yo no soy un gobernador que negocia políticamente nada con nadie. Quien le haya hecho daño al patrimonio del estado tiene que pagar, no sólo con cárcel, sino regresando el daño que hizo”, dijo.

Detalló que se han integrado casos en torno a casi todas las dependencias, desde la oficina del gobernador hasta las paraestatales y fideicomisos, incluido el contrato con KIA.

Dijo que en los primeros 120 expedientes hay irregularidades y acciones que permiten presumir delitos y que en un plazo de 60 días el subprocurador Ernesto Canales acudirá acompañado por tres agentes especiales del Ministerio Público para documentar todo y presentar las denuncias.

Agregó que su gobierno prepara otros 100 casos que se presentarán al Ministerio Público, a fin de que si hay causales de delito se aplique la ley “contra quien sea responsable”. Sobre el ex gobernador Medina, precisó que no hay nombres, sino casos, y que el Ministerio Público determinará quién tiene responsabilidades por ellos.

Precisó que serán 60 días para el primer paquete de 120 expedientes, pues se tiene que investigar y hacer la integración de los casos.

En otro tema, el mandatario manifestó su rechazo a la implementación del Mando Único Policial en Nuevo León. Dijo que en su estado “no es necesario”, pues los alcaldes han asumido su responsabilidad en materia de seguridad, pero dijo que si hay una ley para implementarlo, la acatará.

“Son cosas diferentes, México es diferente. Una cosa que yo he visto en el país es que para todo queremos hacer lo que los aztecas dicen, perdón por los aztecas, es un tema de centro, hablo de centro. Los programas nacionales no aplican en muchas partes”, indicó.

// El Universal