La Carpeta:
1 de 10
 
El papa Francisco regalará a la virgen de Guadalupe una corona durante la visita que realizará el próximo 13 de febrero a la Basílica de Guadalupe, después de encabezar la misa que concelebrará con obispos y sacerdotes mexicanos y de América Latina, para lo cual hace unos días un grupo de artesanos estuvo en el templo mariano con la finalidad de tomar medidas para la realización de esa pieza.
Staff
enero 20, 2016, 6:39 am

Papa

El papa Francisco regalará a la virgen de Guadalupe una corona durante la visita que realizará el próximo 13 de febrero a la Basílica de Guadalupe, después de encabezar la misa que concelebrará con obispos y sacerdotes mexicanos y de América Latina, para lo cual hace unos días un grupo de artesanos estuvo en el templo mariano con la finalidad de tomar medidas para la realización de esa pieza.

Autoridades de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) confirmaron que el Sumo Pontífice prepara este obsequio especial, pero se han reservado los detalles de los acabados que tendrá la pieza, que se alista como símbolo de la devoción de Jorge Mario Bergoglio, quien al anunciar su viaje pastoral aseguró que uno de sus objetivos es venerar a la guadalupana en su templo.

Éste no es el primer obsequio que le hace Francisco a la Virgen de Guadalupe a quien le tiene gran devoción y que es uno de los principales motivos por los que decidió viajar a México, pues siempre ha sido su deseo estar a los pies de la virgen.

En 2013, el obispo de Roma envió a la virgen una rosa de oro de tamaño natural, que de acuerdo con el secretario de la Pontificia Comisión para América Latina del Vaticano, Guzmán Carriquiry, podría considerarse un ramo, “un objeto precioso que el Papa manda como homenaje y devoción a la sagrada imagen”. También Pablo VI envió una rosa de oro a la morenita del Tepeyac.

En una entrevista reciente a EL UNIVERSAL, Guzmán Carriquiry reiteró el interés de Bergoglio de visitar la Basílica de Guadalupe y el gran significado que tiene la virgen para Francisco. De ahí la importancia que le ha dado a las celebraciones que ha hecho en el Vaticano en honor a la guadalupana, como la misa del pasado 12 de diciembre.

Destacó que el Pontífice ha subrayado que no puede ir a México sin visitar la Basílica. “Sé cuánto es devoto a nuestra señora de Guadalupe y cuánto cultiva en el corazón el ir a visitarla su santuario”.

La corona que obsequiará Francisco a la Virgen de Guadalupe se sumará a otras que tiene la llamada Reina de América y que le cambian en ocasiones especiales.

Al término de la misa la tarde del 13 de febrero, se espera que Francisco se dirija al “camarín” donde se guarda la imagen de la Virgen de Guadalupe. Ahí hará durante unos minutos oración y también ofrendará la corona.

El Papa estará ante miles de personas en el Tepeyac, que se concentrarán en el interior de la Basílica, en el atrio y en la Plaza de las Américas, donde, de acuerdo con la propia Iglesia en México, recibirá muestras de cariño, como en su momento Juan Pablo II.

También el vicario de Cristo recibirá regalos, algunos de los cuales se preparan en los estados a donde acudirá, como el bastón de Madera tallado a mano por dos internos del Centro de Reinserción Social de Ciudad Juárez, a donde acudirá el Pontífice, así como una mitra hecha por una mujer en Chiapas. Ahí se pedirá a los fieles en general que quien tenga programado llevar un obsequio al Papa, éste sea envuelto en papel celofán y no debe ser ostentoso. En la Nunciatura Apostólica en el Distrito Federal esperan también que, como ha sucedido en otras visitas papales, la gente acuda a dejarle regalos a Francisco.

// El Universal