La Carpeta:
1 de 10
 
“No se contó con la documentación que sustente el fallo y asignación a Comercializadora Mirof... Hubo deficiencia en el control de inventarios y falla en la verificación de lo adquirido... Hubo muchas irregularidades de control en todo el proceso, de punta a punta, desde la adquisición hasta el pago.”
Staff
septiembre 30, 2016, 6:52 am
Fuente: Televisa Monterrey

Compareció para aclarar la resolución por la compra de 200 mil cobertores a precios inflados, pero Nora Elia Cantú, contralora estatal, confundió más a los diputados con sus argumentos y se deslindó totalmente de la resolución que se les aplicó a los implicados.

La funcionaria reconoció que durante las investigaciones se detectaron irregularidades en la adquisición de cobertores.

“No se contó con la documentación que sustente el fallo y asignación a Comercializadora Mirof... Hubo deficiencia en el control de inventarios y falla en la verificación de lo adquirido... Hubo muchas irregularidades de control en todo el proceso, de punta a punta, desde la adquisición hasta el pago”.

Incluso, dijo, que no existía evidencia de que se hayan seguido los procedimientos de la Ley de Adquisiciones, faltó control en la recepción, además de la no localización del proveedor en el lugar dado como domicilio, e irregularidades en el pago.

Por lo que de inmediato fue cuestionada del por qué si detectó todas esas irregularidades no actuó en consecuencia y se limitó a decir que no era de su competencia.

“Vengo de 34 años de trabajar en la banca, en donde los fraudes sobran. Veo en las dependencias mucha deficiencia en los controles internos, falta de capacitación en todos los niveles y sin recursos corremos innumerables riesgos de transparencia, no tenemos forma de ejercer acciones que competen a otras dependencias, desconocemos los elementos por el cual se llegó a esta resolución”, indicó.

La contralora dijo haber dado seguimiento a la auditoría sin restricción alguna y bajo procedimiento, sin embargo, aclaró que la resolución no estaba en sus manos y que las sanciones las emitió la Secretaría de Finanzas desde el pasado mes de marzo.

“El análisis del cobijagate inició el 9 de febrero por una denuncia pública y dos por Internet, y desde el 3 de marzo se emitió el informe de resultados de la auditoría practicada”, mencionó.

Nora Cantú dijo que el lucro por recibir cobertores de menor calidad a lo establecido sería de 10 millones de pesos, mientras que la multa sería del doble, además de que la inhabilitación podría ser de hasta 20 años, y se limitó a decir que emitiría un oficio para pedirle a la Tesorería un reporte.

Y reveló que por estos hechos, Jesús Efraín Mazatlán Parra, representante de la Contraloría del Comité de Adquisiciones, fue destituido, lo cual no se había revelado hasta ahora.

Después de la explicación de la defensa, el diputado Arturo Salinas Garza citó el artículo 57 de la Ley de Responsabilidad de los Servidores Públicos.

“Esta ley establece una sanción de hasta el doble del beneficio personal en caso de lucro y perjuicios al erario, además de inhabilitación de hasta 20 años de las funciones públicas y Rogelio Benavides Pintos, responsable de la compra de las cobijas infladas, fue destituido, amonestado y multado con 7 mil 300 pesos.

“Si la contralora no puede sancionar, entonces se debería desaparecer dicha dependencia. ¿Para qué la queremos?”, sentenció el coordinador de los diputados del PAN.

Señaló que la titular de la Contraloría del estado se vio disminuida, en donde quedó claro que la tienen atada de manos para que no sancione la corrupción.

El diputado local del PRI, Tláloc Cantú, le dijo a la contralora que con su resolución parece que actuó bajo presión.

“A usted le deben tener miedo todos los funcionarios, no usted a ellos, esa es la impresión que nos deja”, expresó.

Cantú expuso que no tiene facultades para impugnar las sanciones impuestas por las dependencias a su personal, pero dijo que se inició un procedimiento sancionatorio a la empresa Comercializadora Mirof.

En ese momento, los legisladores Eugenio Montiel y Marcelo Martínez le cuestionaron con quién se está revisando la sanción, si la empresa no existe.

El diputado Marco González, líder priista en la bancada, dijo que tras los pobres argumentos defensivos, Nora Elia Cantú debería de renunciar.

“No tiene nada de información, ni siquiera la más básica, pareciera que no fue informada o no la quieren hacer declarar la verdad, ella tiene el privilegio de renunciar como lo hizo Miguel Treviño y que se vaya a la IP donde hizo un papel espectacular, porque todo su prestigio lo está manchando.

“Toda esta situación hace pensar que no hubo tal compra y que utilizaron las cobijas que quedaron del gobierno pasado para regalarlas, en donde se fingió hacer una adquisición a una empresa fantasma”, aseveró.

Los diputados dijeron que por la forma de llevar a cabo el proceso por parte de la contralora, hubo un claro incumplimiento a la ley por lo que buscarán a ver si se finca alguna responsabilidad.

La comparecencia concluyó a las 14:16 horas, e inmediatamente la contralora se retiró del recinto sin responder preguntas y rodeada de guardias de seguridad que se dedicaron a empujar y golpear a los medios de comunicación para evadir los cuestionamientos.

// El Porvenir