La Carpeta:
1 de 10
 
Tras permanecer en stand by por casi un año Nuevo León avanzó por fin en la introducción de servicios básicos que permitan la completa operación de KIA en la entidad.
Staff
enero 15, 2016, 5:55 am

Tras permanecer en stand by por casi un año Nuevo León avanzó por fin en la introducción de servicios básicos que permitan la completa operación de KIA en la entidad.

Agua potable e industrial, el drenaje sanitario y pluvial, así como la conexión al suministro de gas están por concluir, informó la Secretaria de Desarrollo Económico encabezada por Fernando Turner.

En cuanto al servicio de electricidad la planta armadora y sus proveedores cuentan a la fecha con energía eléctrica de 70 MVAs de potencia, el doble con lo que opera la planta de General Motors en Coahuila.

“El gobierno que encabeza Jaime Rodríguez Calderón ha logrado avances importantes en la ejecución de obras de infraestructura de ese proyecto en tan sólo tres meses”, destacó el funcionario.

“La actual administración sigue comprometida en acelerar en la medida de lo posible, sin sacrificar calidad, las obras de infraestructura que se encuentran en proceso de ejecución.”

Según un desglose, las obras de agua y drenaje presentan un avance de hasta 90 por ciento, por lo que su conclusión está programada para febrero. Actualmente la planta cuenta con una conexión provisional de agua potable para sus pruebas preoperatorias.

Asimismo se reactivó el proyecto de reubicación del gasoducto y los trámites ambientales necesarios, cuyo avance hasta el momento es de 30 por ciento. La construcción de espuelas de ferrocarril y la introducción de drenaje pluvial son proyectos que están por iniciar.

“Como resultado de las gestiones realizadas por la SEDEC durante la presente administración del gobierno independiente, en las próximas semanas iniciarán dos importantes obras, el drenaje pluvial y la construcción de espuelas de ferrocarril”, se destacó.

Es de aclarar que el retraso de entre seis meses y un año en las obras se debe a que la anterior administración no avanzó conforme al periodo establecido. Aunque los trabajos debieron ser concluidos durante la pasada administración, la complicada situación financiera de la entidad impidió su continuación, lo cual no fue a dado a conocer.

“Durante el proceso de transición, la administración pasada nunca reveló el retraso en dichas obras de infraestructura que en algunos casos era de hasta nueve meses, ante esta situación, el gobernador ordenó trabajar a marchas forzadas para su ejecución lo más pronto posible.”

// El Porvenir