La Carpeta:
1 de 10
 
Para el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) intenta encubrir las presuntas irregularidades en que incurrió el Fonatur al tramitar autorizaciones para el Malecón Tajamar y el desmonte hecho el 16 y 17 de enero pasado.
Staff
enero 29, 2016, 7:27 am

tajamar-int

Para el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) intenta encubrir las presuntas irregularidades en que incurrió el Fonatur al tramitar autorizaciones para el Malecón Tajamar y el desmonte hecho el 16 y 17 de enero pasado.

“Se está tratando de proteger al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) como institución cuando actuó como lo hacen los desarrolladores: obtienen permisos con información falsa, incumplen autorizaciones y además actúan en la oscuridad como hacen los delincuentes”, consideró Alejandra Serrano, coordinadora regional del Cemda en el sureste mexicano.

Para la abogada ambiental, la prisa del Fonatur por desmontar los terrenos obedeció a eliminar los manglares para que los desarrolladores a los que les vendió lotes con usos de suelo habitacional, comercial y mixto, pudieran tramitar sus autorizaciones de impacto ambiental, sorteando la aplicación del artículo 60 TER, contenido en la Ley General de Vida Silvestre (LGVS), el cual prohíbe obras que alteren el flujo hidrológico del humedal.

En entrevista, explicó que Fonatur es el que posee autorización de cambio de uso de suelo en terrenos forestales para las 58.76 hectáreas desarrollables, el cual vence en febrero, de ahí la urgencia de retirar los manglares.

Luego de conocer las conclusiones que ofreció el titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, acerca del análisis de gabinete y las visitas de campo hechas al polígono de 78.4 hectáreas, la abogada indicó que Fonatur no sólo incumplió con la ejecución completa del rescate de fauna silvestre.

Señaló que otra violación, cometida la madrugada del 16 de enero pasado, fue el no respetar los porcentajes de desmonte diferenciado establecidos en la autorización de impacto ambiental que expidió la Semarnat en julio de 2005.

En su opinión, la postura de la Profepa obedece a cubrir sus propias omisiones, pues se presentaron 10 días después a recorrer el polígono, cuando las condiciones de éste eran diferentes.

 Fotos de animales muertos no corresponden a Tajamar, afirma Profepa

El titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Guillermo Haro, comentó que el organismo ha recibido 112 escritos de denuncias y manifestaciones de preocupación a través del correo electrónico de su delegación en Quintana Roo, así como mediante el portal de internet, al número 01800 y personalmente.

Sin embargo, dijo que muchas de las denuncias “no corresponden a la realidad” y que varias de las fotografías publicadas en redes sociales en donde se señala la muerte de algunos animales en el predio del proyecto Malecón Tajamar, no corresponden a esa circunstancia.

Como ejemplo mostró una foto que un ciudadano tuiteó para denunciar la muerte de cocodrilos en el manglar, pero de acuerdo a la Profepa, se trata de la imagen de un cocodrilo viejo que murió por causas naturales en Filipinas en 2013.

En otra imagen, que también circuló en redes sociales y en algunos medios, se mostraba a un cocodrilo muerto con la cola cortada; Haro Bélchez indicó que se había reportado en diarios locales de Quintana Roo que el cocodrilo murió en Cozumel hace algunos meses.

Interrogado sobre el tema, Miguel Rivas, biólogo de Greenpeace, indicó que se le cuestionará al movimiento Salvemos Manglar Tajamar, que publicó las imágenes, aunque aseguró que la declaración del procurador sólo buscar desacreditarlos.

“Es extraño que la Profepa, que apareció 10 días después de las denuncias, diga que las fotos no son correctas o no son del todo verdaderas. Diez días después es muy difícil que encuentren algo”, explicó.

Agregó que la organización no es responsable de todas las fotos que se publican, por lo que se tiene que corroborar la información.

“Nosotros todo lo que hemos subido de nuestra parte y todo lo que ha estado en conjunto con Salvemos Manglar Tajamar es 100% fiel y verificado”, dijo.

En el pasado ha ocurrido otros casos, como el del derrame en el río Sonora, donde una ONG publicó una foto y señalaba que correspondía a un bebé afectado por la contaminación del agua, lo cual era falso.

“En el caso del manglar entendemos que se busca también deslegitimar los movimientos sociales y ciudadanos que surgieron. Entendemos que ellos tienen que justificar y crear una historia que sea coherente con lo que ellos hicieron”, subrayó el activista.

// El Universal