La Carpeta:
1 de 10
 
La crítica en México, es cierto, comienza por la crítica de la pirámide y sus terribles designios. Es una crítica desde la imaginación, es decir, desde la libertad creativa. Criticar a la pirámide no significa abolirla, pero nos hace ver, en su real y poliédrica conformación política, sus errores y sus aciertos, sus retrocesos y sus avances.
Jose Jaime Ruiz
octubre 3, 2014, 7:22 am

jjr-tubos

“En diversos períodos históricos –afirma Leszek Kolakowski–, a la gente se le colgaba por robar unos cuantos chelines, se le enterraba viva por adulterio y se le quemaba por no creer en la Santísima Trinidad... El castigo apropiado para una fechoría es un asunto sujeto a convenciones, sentimientos y sensibilidad en constante transformación.”

Hans Küng: “Más allá de sus distintas cosmovisiones, todas (las religiones) ofrecen caminos de salvación similares: caminos que parten de la indigencia, del dolor, de la culpa del ser humano y que, a través de un comportamiento sensato y responsable en esta vida, conducen a una permanente, inacabable y eterna salvación.”

Ilustre regiomontano: “La lealtad fundamental del que publica debe ser con el público. Lo cual no quiere decir halagarlo: el público merece una leal oposición hasta para desafiarlo.”

“Los fundamentos de la libertad y la justicia son la ley, un sistema confiable de protección del derecho a la justicia y la libertad en la vida pública y la vida privada. Cuando hablamos de la libertad y la justicia, ellas se quedan simplemente en palabras. El reto para los países, tanto en el así llamado mundo desarrollado y como en el no desarrollado, es el de sostener y llegar a la ley. Desde luego, cómo nos vamos a acercar a esto, cómo lo vamos a lograr. Todos sabemos algo. Nosotros sí tenemos muchísimas piezas, muchas hojas en el mundo, en la vida, que se llaman constituciones, que garantizan la libertad y la justicia de algún tipo; sabemos bien que estas palabras son simplemente palabras; no valen, no tienen el precio ni siquiera de estas hojas, el valor de estas hojas. Cómo vamos a convertir a estas hojas en instrumentos vivos que realmente controlen el poder, ésta es la pregunta (Bruce Ackerman. “El reto, sostener, llegar a la ley”, en el seminario “Libertad y Justicia en las Sociedades Modernas”).

Raúl Rangel Frías apuntaba: “Hagamos, por tanto, en honor de nuestros antepasados lo que ellos nos dejaron en honra: sostener el impulso que hace rendir el fruto prometido por cada día, mientras la esperanza hila el tiempo venidero. Seamos fieles con ellos en el espíritu perpetuando, más que su nombre, la ley por la cual lo conquistaron, la de consumir el afán en una empresa que no habían de ver sus ojos y con la cual también los nuestros están alucinados: la pura y luminosa eternidad de una ciudad perfecta.”

“La crítica en México comienza por la crítica de la pirámide.” Octavio Paz.

La crítica en México, es cierto, comienza por la crítica de la pirámide y sus terribles designios. Es una crítica desde la imaginación, es decir, desde la libertad creativa. Criticar a la pirámide no significa abolirla, pero nos hace ver, en su real y poliédrica conformación política, sus errores y sus aciertos, sus retrocesos y sus avances. La crítica de la pirámide no es su abolición, pero prefigura otra forma geométrica que en su horizontalidad anule los ritos verticales y la altura sagrada del santuario donde oficia el Señor Presidente, el Señor Gobernador, el Señor Alcalde y Don Narco.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web