La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
octubre 28, 2016, 10:20 am

bonobos

Desde hoy, los humanos tenemos una razón menos para sentirnos únicos en la historia de la evolución. Un estudio del genoma de chimpancés y bonobos, las dos especies vivas más cercanas a la nuestra, acaba de demostrar que se cruzaron y tuvieron crías fértiles hace miles de años, algo similar a lo que ya se había observado entre humanos modernos y neandertales.

El género de los chimpancés se dividió hace unos dos millones de años dando lugar a los chimpancés comunes (Pan troglodytes) y los bonobos, o chimpancés pigmeos (Pan paniscus). Evolucionaron hasta diferenciarse bastante en aspecto y comportamiento, pues los chimpancés son más grandes y violentos, mientras los bonobos son más sociables y usan el sexo como arma para resolver conflictos. Hasta ahora se pensaba que estas dos especies nunca se habían cruzado porque sus hábitats han estado separados por el río Congo.

Un estudio publicado en 2012 comprobó que los bonobos son tan parecidos genéticamente a los humanos como los chimpancés, con lo que ambas especies resultan esenciales para entender qué hace únicos a estos tres primos evolutivos, pero, comparativamente, la genética de estos primates ha sido mucho menos estudiada que la humana.

Ahora, parte del equipo que hizo ese descubrimiento ha secuenciado el genoma completo de 75 chimpancés y bonobos. Las muestras incluyen simios de varios zoos europeos y especímenes salvajes de 10 países africanos. “Es de largo el mayor estudio genético que se ha hecho nunca de los grandes simios, comparable en escala al de los mil genomas humanos”, resalta Tomás Marqués-Bonet, investigador ICREA y vicedirector del Instituto de Biología Evolutiva (UPF-CSIC), quien ha liderado el trabajo.

(El País)

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web