La Carpeta:
1 de 10
 
Después de cinco años de haber entrado al mercado mexicano, las redes 4G aún están en una edad muy temprana en términos de cobertura, ya que sólo 53 ciudades tienen conexiones de internet móvil 4G, asegura PwC.
Staff
enero 12, 2016, 7:07 am

Después de cinco años de haber entrado al mercado mexicano, las redes 4G aún están en una edad muy temprana en términos de cobertura, ya que sólo 53 ciudades tienen conexiones de internet móvil 4G, asegura PwC.

“Estos servicios son ofrecidos por las operadoras Telcel, Nextel, Iusacell y Movistar desde 2011 y 2012, pero a tres años de su explotación comercial en el país, su penetración es a paso lento porque las telefónicas se enfocan a ciertos segmentos de mercado para maximizar los ingresos generados por este servicio”, indica el estudio “Entertainment and Media Outlook México 2015-2019”.

Por su parte, 4G Americas aseguró que durante 2015 se consolidó la tecnología móvil en la región de América Latina, pues 18 mercados cuentan con al menos dos redes LTE (Long Term Evolution) o 4G.

Sin embargo, México se encuentra por debajo del promedio regional de penetración del servicio LTE en la población, que es de 8.91%, pues el país alcanzó sólo 7.17%, por debajo de Bolivia, Ecuador y Colombia.

“En total, 14 mercados se encuentran bajo la marca del promedio regional en penetración de líneas LTE en la población. En este segmento se pueden encontrar incluso mercados cuyos despliegues comerciales de LTE se llevaron a cabo en 2012, como Bolivia y México, que registran una penetración de LTE en la población del 7.67% y 7.17, respectivamente”, precisó 4G Americas. Asimismo, solo cinco países lograron rebasar el promedio regional de penetración LTE.

En tanto, Ernesto Piedras, director general de The Competitive Intelligence Unit (CIU), advierte que México padece de una reiterada incapacidad para alcanzar un pleno aprovechamiento de la conectividad y la tecnología ya que aún existen importantes rezagos en la distribución de servicios de banda ancha, actualización a las redes de infraestructura y adopción de dispositivos móviles inteligentes.

// El Universal