La Carpeta:
1 de 10
 
Es el tiempo que nos toca vivir, pero no dejo de sentir nostalgia de mi niñez, de esa época en la que la palabra valía y en la que podíamos confiar.
Francisco Tijerina
enero 11, 2016, 7:00 am

pacot-nuevo

“La confianza ha de darnos la paz. No basta la buena fe, es preciso mostrarla, porque los hombres siempre ven y pocas veces piensan.” // Simón Bolívar

Terminas por entender que los tiempos modernos nos han dejado como legado, además de una crisis de valores en donde la escala pareciera estar al revés, un sentimiento de profunda desconfianza, en todo y en todos, de tal suerte que ya no sabes qué creer.

La recaptura de “El Chapo” Guzmán es una muestra de ello. Mal se supo la noticia cuando empezaron las teorías de la cortina de humo y apenas se filtraron algunas imágenes cuando ya había quienes las ponían en duda.

Ayer la discusión se hizo grande, ¿es Kate del Castillo una traidora? ¿Lo que hizo con Sean Penn es un ejercicio periodístico o estaba viendo por su negocio? ¿Y si acudió a la entrevista amenazada en su persona y/o su familia con la consigna de publicarla?

Dudas, dudas y más dudas.

En mi niñez éramos más simples y existía la confianza, como la que teníamos en el gobierno, en la iglesia y en los maestros. Es cierto que como dice el refrán “la burra no era arisca, la hicieron” y fueron una tras otra las traiciones de todos, gobierno, iglesia y maestros los que nos hicieron dudar, tanto que ahora no confiamos en nadie y siempre nos detenemos no a pensar, sino a buscar en dónde está el truco.

Es el tiempo que nos toca vivir, pero no dejo de sentir nostalgia de mi niñez, de esa época en la que la palabra valía y en la que podíamos confiar.