La Carpeta:
1 de 10
 
Abandonado por varios años, el segmento de cruceros en México ha sido uno de los más afectados en la industria turística nacional al seguir pagando, casi un lustro después, las consecuencias de la influenza AH1N1 o de la llamada guerra contra la delincuencia organizada.
Staff
enero 19, 2016, 1:17 pm

Abandonado por varios años, el segmento de cruceros en México ha sido uno de los más afectados en la industria turística nacional al seguir pagando, casi un lustro después, las consecuencias de la influenza AH1N1 o de la llamada guerra contra la delincuencia organizada.

Una de las razones, explicaron los especialistas entrevistados por EL UNVIERSAL, fue que las grandes navieras del mundo arman sus itinerarios de viaje y eligen puertos de destino con varios años de antelación.

Señalaron que la caída se debió a la combinación de varios factores que afectaron y disminuyeron la llegada de cruceros al país, privando a México de todos los beneficios que esta actividad deja a las economías locales y nacionales en donde participa.

“El problema no fue lo que sucedió sino lo que se dejó de hacer”, señaló Carlos Gerard, agente consignatario para las navieras en puerto con más de 23 años de experiencia, “lo peor empezó en 2009 cuando la percepción del clima de violencia y la crisis por la influenza paró la industria dos meses y medio, sin un sólo crucero”.

Una afectación que tuvo un impacto dominó en toda la industria turística de acuerdo con Gerard, “una dura pero necesaria lección sobre todo para los gobernantes que tomaban decisiones en una oficina y que no se daban cuenta de las necesidades de la industria, no sabíamos si nos íbamos a recuperar, no veíamos un repunte”.

Pero el peor año de la historia llegó en 2013. “Fue el año en que tocamos fondo. Sólo tuvimos 81 cruceros en los 365 días; las navieras planean sus itinerarios con mínimo dos años de anticipación, nadie les avisó que el tema de la influenza ya había pasado y que la violencia estaba focalizada, como resultado de esa inacción, dejaron fuera de sus rutas y de sus planes a México por varios años”, recordó Gerard.

-En recuperación.

Marisol Serna, de la consultora Skala Economic Consulting, dijo que estadísticas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes muestran que en el gobierno del presidente Felipe Calderón había una alta afluencia de cruceros, la cual decayó a finales de esa administración, entre 2011 y 2012.

“En aquel entonces se dijo que la razón de la caída, fue el propio modelo de negocio de los cruceros, los cuales cambian a destinos nuevos para diversificar su oferta turística. Lo anterior es cierto; sin embargo, las rutas de crucero se mantienen si el destino es redituable no sólo en cuanto a demanda sino también en cuanto a los estímulos fiscales que ofrezcan y a las condiciones de seguridad para los visitantes”, advirtió Serna.

Comentó que en lo que va de este sexenio, se ha observado una ligera recuperación, “que en parte se explica por la depreciación del tipo de cambio, lo que hace más atractivo el destino para turistas extranjeros, y además, por los esfuerzos nacionales de atraer a este tipo de turismo”, razonó.

Mencionó que se abrieron más rutas de cruceros, se invirtió en la construcción y mantenimiento de nuevas terminales y, además, el Consejo de Promoción Turística de México ha llevado a cabo una intensa labor para la atracción de cruceros al país.

“A pesar de lo anterior, en 2015 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) reportó una baja en la afluencia de cruceros hacia México, lo anterior es muestra de que a pesar de la variedad de destinos turísticos y de la promoción del país en el extranjero, es importante fortalecer las acciones de inversión en infraestructura, servicios y seguridad para los turistas”, aseveró la analista.

Michele Paige, presidenta de la Asociación de Cruceros de Florida y El Caribe (FCCA, por sus siglas en inglés), reconoció que sí hubo una caída en la llegada de cruceros al país, aunque ella la ubicó entre 2011 y 2012.

“Cuando los barcos abandonaron México, el número de pasajeros que arribaron mediante crucero se redujo de 6 millones a un poco más de 3 millones. El país dejó de recibir los beneficios económicos que esto implica”, consideró Paige.

La presidenta de la FCCA reiteró que los beneficios de recibir cruceros son muchos, no sólo por la derrama directa de los pasajeros, que gastan un promedio de 100 dólares por visita, sino también por los elementos de la tripulación y por los insumos necesarios que compran las embarcaciones para reabastecer sus bodegas.

De acuerdo con el informe “Panorama de la Actividad Turística en México”, elaborado por el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) y la Universidad Anáhuac, en 2008 llegaron a México un total de mil 881 cruceros tanto en el Pacífico como en el Golfo–Caribe, pero en 2013 la cifra cayó a mil 18 arribos.

El documento señala que Cabo San Lucas pasó de 277 arribos en 2008 a 49 en 2013; Puerto Vallarta de 171 a 41 en esos mismos años, y Mazatlán de 150 en 2008 a sólo uno en todo 2013.

-Prevén recuperación.

De acuerdo con André Pousada, director de la empresa Royal Caribbean para México, esta naviera es la líder del sector en el país, con 50% del mercado. “Royal es muy sólida en México, país al que vemos con un gran potencial de crecimiento y es muy importante para nuestra naviera”.

Con 36 barcos en total, sus esfuerzos se enfocan en la zona del Golfo–Caribe con destinos a Cozumel y Puerto Maya y mantienen un crecimiento anual de 6% en sus llegadas a México, “nosotros llevamos por ejemplo, al 80% de los cruceristas que llegan a Cozumel”, aseguró Pousada.

A escala global, la empresa invirtió mil 600 millones de dólares el año pasado en flota nueva y otros rubros; para 2017 planea invertir 2 mil 300 millones y para 2018 va a desembolsar 2 mil 440 millones.

“No estaríamos pensando en esas inversiones si no viéramos un crecimiento sólido en la industria con México incluido”, concluyó el director de la compañía Royal Caribbean.

Michele Paige comentó que la industria de cruceros gasta cientos de millones de dólares para promover los destinos en este caso de México, “cuando se incluye algún destino mexicano en el itinerario anual, la línea de cruceros gasta cientos de millones de dólares para promoverlo como un destino maravilloso, seguro y tranquilo para los turistas”, reveló.

“La industria de los cruceros, a través de la FCCA, está diciendo a los turistas del mundo que México es un lugar fenomenal para ir de vacaciones, además, se ha trabajado fuertemente por parte de los tres niveles de gobierno para recuperar a la industria de los cruceros”, afirmó Paige.

Dijo que los esfuerzos giraron en torno a la comunicación, “nos informaban qué medidas se están tomando para brindar un ambiente seguro y tranquilo para mejorar los servicios. Quienes toman las decisiones y los operadores turísticos ven diferente a México ahora, existe una percepción muy positiva y vemos que el país aprecia a la industria de cruceros y ha respondido a los diversos llamados que hemos hecho”.

Carlos Gerad añadió: “Fue después de la gran caída que se tomaron grandes decisiones, se reforzó la ruta del Pacífico, se tomaron en cuenta a las navieras y a los mayoristas y en 2014 ya tuvimos 117 cruceros y en 2015 vamos a cerrar con 142 aproximadamente en Puerto Vallarta”.

Gerard prevé para este año un incremento de arribos de 20% en comparación con 2015.

Anunció que Carnival Cruise Line ubicó a Puerto Vallarta como el quinto lugar mundial y primero nacional en índice de satisfacción de sus pasajeros entre todos los puertos del mundo en donde esta línea atraca.

// El Universal
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web