La Carpeta:
1 de 10
 
Cuando la lujuria aparece en escena, los otros seis pecados capitales hacen como los buenos toreros: se tapan.
FELIX CORTES CAMARILLO
agosto 27, 2015, 6:38 am

felix-color

Sería bueno hacerse, de vez en cuando, en estos tiempos de modernidad en las comunicaciones, unas preguntas poco frecuentes: ¿cuántos sitios de internet tienen nuestros datos personales? ¿Diez, quince, 50? ¿Cuáles de ellos nos sirven de algo? ¿A cuántos les hemos confiado los números de tarjetas bancarias?

Ésas son solamente las preguntas más ácidas. En el inicio de la explosión de la información por internet, digamos hace unos cinco años, todos estábamos más que dispuestos a proporcionar datos sobre nuestra persona, más allá de los esenciales. De esta manera, diversas compañías de manejo comercial de datos comenzaron a abrir carpetas de clientes con aficiones, hábitos, gustos, preferencias y recursos detallados; esas carpetas están a la disposición de quien quiera adquirirlas.

De esa manera, sin que nosotros tuviéramos idea, los diferentes comerciantes sabían a qué dirección enviar un correo ofreciendo hoteles en tal o cual playa, zapatos de golf o enseres de cocina; a los de cierta edad comenzaron a lloverles ofertas de Viagra o membresías de asociaciones de viejitos. A los jóvenes, boletos para algún concierto. Los mercaderes nos conocen mejor que nosotros mismos. Vale.

Pero entonces, como suelen decir las astrólogas, Venus entró en Mercurio. Y cuando la lujuria aparece en escena, los otros seis pecados capitales hacen como los buenos toreros: se tapan.

Ayer entré —y se los recomiendo— a www.ashleymadison.com

Hasta ayer decía la portada que tiene 39 millones 645 mil miembros en todo el mundo. Su eslogan de captura afirmaba: “La vida es corta, ten una aventura”.

Yo le llamaría el site del cuerno. Son la celestina electrónica. De gente casada o con compromiso, que quiera echarse una cana al aire o un brinco fuera de matrimonio. Ellos lo expresan con mejor estilo: “la marca más conocida en contactos y dating para casados, así como en infidelidad. La mejor y más exitosa página web para buscar una aventura y una amante. Miles de mujeres casadas y maridos se inscriben cada día buscando una aventura”. Casi 40 millones de adultos están en eso. Si yo entro, doy mis datos personales, preferencias eróticas —hombre-hombre-mujer-hombre, etcétera— la computadora se encarga de poner, de acuerdo con la geografía, a las dos personas en contacto. Lo que hagan ellas en la cama es asunto privado.

Las dos frases gancho de la página web dicen “somos el sitio web más famoso para encuentros discretos entre gente casada. Encuentros entre y para casados nunca han sido tan fáciles”. La segunda parte la compro, porque me consta: los encuentros entre gente que quiere encontrar a otra pareja siempre han sido fáciles. Lo difícil es lo de “encuentros discretos”. Ya se sabe que la discreción es moneda más volátil que el peso mexicano.

Unos jóvenes pillines, de esos que necesitan usar su talento prodigioso en algo que joda a los demás, logró hackear los archivos de Ashley Madison. Los abrió, se enteró de su contenido. Y lo puso a la disposición del respetable. Para el caso, de las respetables, porque la mayoría de los casados que quieren tener una aventura sexual extramarital son varones. Si quiere usted enterarse si su cuenta de Ashley Madison está disponible para que su esposa la consulte, digite https://ashley.cynic.al

Como yo no sentí nunca la necesidad de esos servicios, y nunca abrí una cuenta ahí, digité la dirección. Dicen que no estoy.

Los hackers de este singular negocio pudieron hacerse ricos vendiendo el catálogo de clientes a cualquier bandido que quisiera extorsionar a los infieles. Los chantajistas se pudieron hacer más ricos contactando a los coscolinos y cobrándoles por su silencio. Vaya en descargo de los pillines que, simplemente por diversión, aprovecharon su conocimiento de la internet para hacernos la vida más grata con sus descubrimientos.

PILÓN.- Si nuestro ingreso sigue siendo el mismo desde 1992, como dice el Coneval de todos tan respetado, ¿de qué carambas han servido la alternancia, la otra alternancia y la que sigue?

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web