La Carpeta:
1 de 10
 
La recuperación de los manglares en Tajamar tardaría por lo menos entre 20 y 30 años para que el ecosistema vuelva a su situación anterior por la construcción del proyecto inmobiliario Malecón Cancún Tajamar, afirmaron expertos ambientalistas.
Staff
enero 26, 2016, 8:04 am

La recuperación de los manglares en Tajamar tardaría por lo menos entre 20 y 30 años para que el ecosistema vuelva a su situación anterior por la construcción del proyecto inmobiliario Malecón Cancún Tajamar, afirmaron expertos ambientalistas.

Si bien la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgó en 2005 y 2006 las autorizaciones de impacto ambiental y de cambio de uso de suelo para este proyecto, varias organizaciones civiles han alertado que las obras generaron un ecocidio que vulnerará aún más la región de desastres naturales y fenómenos climatológicos.

Sin embargo, en conferencia de prensa, Manuel Mercado, director jurídico del Fonatur, aseguró que en todo momento se cumplió con todos los requisitos ambientales establecidos por la ley, y agregó que se informó tanto a la Semarnat como a la Profepa.

Sobre los presuntos daños, Miguel Rivas, de Greenpeace. dijo que los manglares son recuperables, pero advirtió hay que esperar un tiempo suficiente. “Para que se lleve a cabo el proceso de recuperación del manglar y del ecosistema de manera natural, se necesita entre 20 y 30 años por lo menos”, agregó el ecologista.

Indicó que es un fenómeno que parte con la recuperación de las especies predominantes del manglar y luego se reconstruye el ecosistema para que regenere sus funciones biológicas que tenía antes del desmonte.

Alejandra Serrano, abogada ambientalista y coordinadora de la oficina del sureste del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), afirmó que la afectación al predio fue total y el impacto ha sido fuerte sobre el ecosistema de Tajamar, al arrasar con la flora y la fauna del lugar.

“Sin embargo, esto es recuperable. El centro donde se llevó a cabo esta devastación tiene unas características de flujo de agua que son fundamentales para el manglar, porque no se da en cualquier sitio, ya que necesita cierto flujo de agua y requerimiento de agua dulce y agua salada”, expuso.

El Juzgado Segundo de Distrito, en Cancún, ordenó la semana pasada la suspensión temporal de las actividades de desmonte de manglares en el sitio mientras se realiza una inspección del lugar afectado y denunciado por más de 30 organizaciones civiles.

Se prevé que este martes el juez dé a conocer el fallo de inspección, por lo que se sabrá si se suspenderán definitivamente las obras y si se requiera la intervención de la Profepa.

Por la tarde, durante la conferencia de prensa del Fonatur, Manuel Mercado detalló que para proteger el medio ambiente en Tajamar, se dio seguimiento al Programa Rescate de Vegetación y Reubicación de Fauna, el cual fue desarrollado por biólogos y especialistas de la Universidad Autónoma de Yucatán y validado por la Semarnat.

“Todos los aspectos ambientales son una prioridad en la planeación y desarrollo de proyectos de Fonatur”, comentó Manuel Mercado.

Señaló que el polígono total de Malecón Cancún Tajamar representa 2.10% con respecto a las tres mil 533 hectáreas donadas por Fonatur al Área Natural Protegida Manglares de Nichupté y Ecopark Cancún, además de que cuenta con evidencia fotográfica y videográfica del proceso de rescate y reubicación de la flora y fauna que se encuentra en la zona.

“Todos los lotes que en días pasados fueron desmontados y chapeados, pertenecen a privados”, agregó.

Manuel Mercado recordó que el proyecto fue diseñado en 2003 y registrado en la cartera de programas y proyectos de inversión de la Secretaría de Hacienda para generar condiciones óptimas para conectar ordenadamente el desarrollo de la zona urbana con la zona hotelera de Cancún.

En julio de 2005, se obtuvo, por parte de la Semarnat, la autorización en materia de impacto ambiental para las obras de urbanización.

El 11 de febrero de 2009 se gestionó la ampliación del plazo de la autorización de impacto ambiental ante la dependencia, con vigencia al 8 de febrero de 2016.

Agregó que se obtuvo el permiso en materia de cambio de uso de suelo en terrenos forestales en febrero de 2006, el cual fue ampliado en marzo de 2011 con fecha de vencimiento al 8 de febrero de 2016.

“Es con base en estas autorizaciones que se han realizado las obras de chapeo y desmonte en el Malecón Tajamar”, expuso Mercado.

Dijo que de la comercialización de los lotes, la empresa obtuvo dos mil 40 millones de pesos en ventas, que habrán de implicar una derrama económica por 11 mil 563 millones de pesos y la creación de cinco mil 166 empleos directos y 10 mil 332 indirectos.

Detalló que el proyecto no superará la construcción de dos mil 583 nuevas unidades de alojamiento, aunque precisó que generará beneficios como el incremento y diversificación de la oferta inmobiliaria.

En Cancún, activistas acusaron anoche al Fonatur “de pretender engañar nuevamente a México y al mundo, al presentar supuestas evidencias sobre el rescate de vegetación y fauna silvestre realizada en Tajamar”.

La noticia de la conferencia que el Fonatur dio este lunes, en donde exhibió fotos y videos para demostrar que sacaron y reubicaron a especies animales, fue tachada como un “acto desesperado”, un “montaje” y una “mentira”, para confundir sobre el caso.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), recordó que los manglares son defensas naturales que protegen a las costas y a la población contra eventos climatológicos extremos, son criaderos de peces y de otras especies de importancia comercial, filtran el agua y permiten el abastecimiento de mantos freáticos, capturan gases de efecto invernadero y contribuyen al mantenimiento de la línea de costa y al sostenimiento de la arena sobre las playas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), México perdió anualmente entre 10 mil y 14 mil hectáreas de manglares de 1980 a 2005.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) evaluó que en 2010 México sólo conservaba un total de 764 mil 486 hectáreas de manglares; la Península de Yucatán poseía 54.5% y Quintana Roo 16.7%.

// El Universal
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web