La Carpeta:
1 de 10
 
Con Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera dentro o fuera de la cárcel, el Cártel de Sinaloa puede seguir operando y lo seguirá haciendo si no se ataca su estructura financiera, la cual permanece intacta, al igual que sus operadores y su agenda de contactos dentro y fuera del país, coinciden expertos en temas de seguridad nacional y crimen organizado.
Staff
enero 20, 2016, 6:16 am

mayozambada-int

Con Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera dentro o fuera de la cárcel, el Cártel de Sinaloa puede seguir operando y lo seguirá haciendo si no se ataca su estructura financiera, la cual permanece intacta, al igual que sus operadores y su agenda de contactos dentro y fuera del país, coinciden expertos en temas de seguridad nacional y crimen organizado.

La recaptura del capo no tiene, hasta el momento, ningún impacto en la estructura criminal, porque desde hace varios años se sabe que el cártel está dirigido por Ismael “El Mayo” Zambada. Sin embargo, podría comenzar una disputa interna en caso de que los hijos de Guzmán Loera —Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar— quieran obtener el control del grupo.

Raúl Benítez Manaut, profesor investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México con especialidad en seguridad nacional, defensa y crimen organizado en México y Estados Unidos, considera que la recaptura del capo es “simbólica” y “política”, debido a que la dirección del cártel había sido trasladada a “El Mayo” Zambada. “’El Chapo’ había humillado al gobierno mexicano y su reaprehensión reivindica la autoridad del gobierno, la imagen del Presidente [de la República] y la [Secretaría de] Marina, pero en las estructuras criminales no tiene impacto”, dice.

La recaptura del narcotraficante no tendrá impacto real si no se persigue a “El Mayo” Zambada y las estructuras de lavado de dinero de la organización, agrega.

Si quieren golpear al cártel, dice el experto, tendrían que ir contra “El Mayo” y Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”.

Respecto a los hijos de “El Chapo”, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, Benítez opina que no tienen la capacidad para dirigir al grupo.

“Si toman las riendas del cártel lo van a hacer quebrar, son unos juniors. Archivaldo lo único que hace es usar bien el Twitter y andar buscando mujeres, ferraris, joyas. Esa gente no tiene capacidad para manejar una organización de esa complejidad; ‘El Mayo’ sí. Entonces, seguramente va a haber una rivalidad entre ‘El Mayo’ y los hijos de ‘El Chapo’, pero no creo que ellos puedan disputar el liderazgo”.

Gilberto Santa Rita, especialista en Derecho Penal y profesor de la Universidad Iberoamericana, dice que “el Cártel de Sinaloa está tan estructurado y tan arraigado, que aun con el destronamiento del capo, realmente no ocurre nada”. Advierte que si en realidad se quiere atacar al cártel es necesario acabar con su sistema de financiamiento. “El verdadero problema es el lavado de dinero”, considera.

Gerardo Rodríguez, profesor de la Universidad de las Américas Puebla, recuerda que con la pasada aprehensión de “El Chapo” no hubo grandes cambios en el cártel, porque la parte operativa y financiera han sido manejadas por “El Mayo” y Juan José Esparragoza, “El Azul”. Aunque existe la versión de que éste último falleció, autoridades aún lo buscan.

“Han demostrado que con y sin ‘El Chapo’ pueden seguir operando, tienen operadores en tierra y mantienen su directorio de contactos en Estados Unidos. Creo que todavía es prematuro anticipar alguna ruptura interna”, dice.

Los “reemplazos” de Guzmán Loera

Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, nacidos en 1983 y 1986, respectivamente, intentaron reemplazar a su padre antes de que éste escapara en julio de 2015 del penal de El Altiplano. Ambos son hijos de “El Chapo” y de la señora María Alejandrina Salazar Hernández, quien también está boletinada por autoridades de Estados Unidos.

“El acusado Iván Archivaldo Guzmán Salazar, mejor conocido como Luis o ‘Chapito’, es acusado de transportar desde México hasta la frontera de Estados Unidos múltiples kilogramos de cocaína y varias toneladas de marihuana para introducirlas a lo largo de territorio estadounidense. El acusado Iván Archivaldo Guzmán Salazar posteriormente recolectó entre sus clientes en Estados Unidos las ganancias de esa droga y lavó y transfirió los dividendos desde Estados Unidos a México y a algún otro lugar para beneficio de los miembros y asociados del Cártel de Sinaloa”, indica un documento del sistema de justicia estadounidense.

Jesús Alfredo Guzmán Salazar fue acusado en 2009 de tráfico de drogas en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos del Distrito Norte de Illinois.

“Jesús Alfredo Guzmán Salazar, junto a su padre Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, fue acusado de múltiples cargos de narcotráfico por el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en el Distrito Norte de Illinois, división Este, en agosto de 2009. María Alejandrina Salazar Hernández presta ayuda material en las actividades de narcotráfico de su esposo Guzmán Loera y del Cártel de Sinaloa”, se lee en un comunicado de la embajada de Estados Unidos.

Otro hijo de “El Chapo” mencionado por el gobierno de Estados Unidos es Ovidio Guzmán López. Aunque desde el 5 de agosto de 2012 fue señalado como parte de la organización criminal de su padre, el joven ha logrado mantener un perfil más bajo que sus hermanos Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar.

La Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) “designa a Iván Archivaldo Guzmán Salazar y a Ovidio Guzmán López por su participación en la red de narcotráfico de su padre, el Cártel de Sinaloa. Iván Archivaldo Guzmán Salazar fue arrestado en 2005 por las autoridades mexicanas con cargos por el delito de lavado de dinero, pero fue liberado posteriormente.

“Ovidio Guzmán López también desempeña un papel significativo en las actividades de tráfico de drogas de su padre”, se lee en un boletín del Departamento del Tesoro de Estados Unidos fechado en mayo de 2012.

Mensajes en las redes. En unas cuentas de Twitter, presuntamente propiedad de los hijos de “El Chapo” Guzmán —sin que este dato se haya podido corroborar—, se han colgado varios mensajes que se han viralizado en la red, como el de @_AlfredoGuzman_, publicado el 9 de enero pasado, que dice que su propio padre (El Chapo) les dijo que si él hacía falta, ahí estarían ellos.

La cuenta que presuntamente pertenece a Iván Archivaldo registró otro movimiento el 11 de enero y lanza un mensaje que dice que seguirán “trabajando”, pase lo que pase.

El líder Zambada y su clan

-Ismael Zambada, alias “El Mayo Zambada”, “El Quinto”, “El MZ”, “El Quinto Mes”, es originario de Culiacán, Sinaloa y tiene 68 años (nació el 1 de enero de 1948).

-Zona de Operación: Sinaloa, Sonora, Yucatán y Chihuahua.

-Seudónimos: Gerónimo López Landeros, Javier Hernández García, Ismael Mario Zambada García, Mario Zambada, Jesús Loaiza Avendaño, Javier García Hernández e Ismael Higuera Rentería.

-Delitos de los que se le acusa: En México, de delincuencia organizada, delitos contra la salud, acopio de armas de fuego y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

-El Departamento de Estado de Estados Unidos lo ubica como uno de los criminales más buscados de México, quien ganó notoriedad en la década de 1990 como coordinador principal de varias organizaciones de tráfico de drogas mexicanas y como miembro principal del grupo liderado por Amado Carrillo Fuentes, conocido como “El Señor de los Cielos”.

-De acuerdo con autoridades estadounidenses, “El Mayo” es capaz de transportar toneladas de cocaína, marihuana y heroína a su territorio. También aseguran que el capo ha invertido en una serie de empresas en México: a través de miembros de su familia, es dueño de una fábrica de leche, una línea de autobús y un hotel, y tiene extensas propiedades inmobiliarias.

-“El Mayo” tiene su base en Culiacán, Sinaloa, con especial acento en pequeñas comunidades de la zona sur del municipio.

-Al menos cuatro hijos varones han incursionado en el tráfico de drogas, de acuerdo con investigaciones iniciadas en Estados Unidos, pero tres de ellos están presos: Ismael Zambada Imperial, “El Mayito Gordo”; Serafín Zambada Ortiz y Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”. De los cuatro hijos del narcotraficante, el único que no está preso es Ismael Zambada Sicairos, alias “El Mayito Flaco”, pero también pesan sobre él acusaciones hechas por el gobierno norteamericano.

Licenciado en lavar dinero

-Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, es originario de Sinaloa y tiene 49 años. Nació el 22 de febrero de 1966.

-Zona de operación: con especial presencia territorial en Sinaloa y Baja California Sur.

-Acusaciones: en Estados Unidos, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) identificó en 2013 a Dámaso López Núñez como principal lugarteniente del Cártel de Sinaloa. Ésto por su tarea destacada en las actividades de narcotráfico de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera y por jugar un papel importante en el lavado de dinero y en el tráfico internacional de estupefacientes.

-La OFAC dice que López Núñez ayudó a Guzmán Loera a fugarse de prisión en 2001:

“Desde entonces se ha convertido en uno de los principales lugartenientes del Cártel de Sinaloa, que es responsable de los envíos de varias toneladas de narcóticos desde México hasta Estados Unidos”.

-“El Licenciado” fue jefe de la Policía Judicial del estado de Sinaloa, agente del Ministerio Público y subdirector de Seguridad y Custodia del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, justo cuando Guzmán Loera estaba interno.

-Estudió la carrera de Derecho, de ahí el apodo de “El Licenciado”, pero no se graduó.

-El colaborador de “El Chapo” cuenta con un sucesor natural, su hijo Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”.

Uno de los más viejos del grupo

-Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul” o “El Guaraches”, tiene 66 años. Nació el 3 de febrero de 1949 y es originario de Chuicopa, Sinaloa.

-Zona de operación: principalmente en Sinaloa y Jalisco.

-Delitos de los que se le acusa: en México se le señala de delincuencia organizada y delitos contra la salud.

-Descripción de su actividad delictiva: De acuerdo con autoridades, es uno de los líderes más antiguos del Cártel de Sinaloa; aunque existe la versión de que murió de un infarto, el gobierno mexicano lo mantiene en su programa de recompensas como probable responsable.

-La Procuraduría General de la República ofrece 30 millones de pesos a quien ayude a dar con su paradero y Estados Unidos también lo persigue y supone que “El Azul” se sometió a una cirugía plástica.

-Se le imputa la importación de más de 14 toneladas de marihuana a Estados Unidos, y ese país ofrece 5 millones de dólares por ayudar a localizarlo.

-A Juan José Esparragoza Moreno se le conoce por ser una persona discreta y conciliadora que ha sido testigo del paso de al menos tres generaciones de narcotraficantes en Sinaloa.

// El Universal
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web