La Carpeta:
1 de 10
 
El micromecenazgo es la única opción de financiamiento posible para un cantautor indie de Monterrey que quiera grabar sus canciones al margen de los circuitos comerciales, o para cualquier fabricante a pequeña escala de nuevas modalidades de piercing que quiere exportar su innovación a otros países.
Eloy Garza
agosto 25, 2015, 6:22 am

eloygarza-editorial

Los creadores de proyectos innovadores no suelen contar en Nuevo León con financiamiento público, así que buscan recursos en línea, como los que ofrece Kickstarter. Varios regiomontanos nos reunimos en esta plataforma a partir del modelo de cooperación colectiva o micromecenazgo, así logramos obtener recursos que de otra manera nos hubieran rezagado la puesta en marcha de nuestro modelo de negocio. ¿Qué significa esto?

El micromecenazgo es la única opción de financiamiento posible para un cantautor indie de Monterrey que quiera grabar sus canciones al margen de los circuitos comerciales, o para cualquier fabricante a pequeña escala de nuevas modalidades de piercing que quiere exportar su innovación a otros países. Kickstarter puso de moda desde hace años una nueva economía heterodoxa, el crowdfunding.

Sin embargo, el riesgo de aplicaciones como Kickstarter consiste en mezclar buenos proyectos con otros de dudosa procedencia o combinar la recepción en su sistema de creaciones originales con propuestas mediocres, destinadas incluso a ser simple front para lavar dinero o para cometer fraudes.

Otro problema es el efecto psicológico que sufren los creadores de un proyecto al exponerlo públicamente para su financiamiento. Por normatividad, Kickstarter abre y transparenta cada donante. No faltará quién se decepcione por recibir menos apoyo del esperado de sus más viables sponsors, de sus familiares pudientes o de sus amigos cercanos quienes les habían prometido una determinada suma que finalmente no dieron. O al revés: están los supuestos creadores que suben sus proyectos como instrumento de presión casi coercitiva a personas que comprometen para que los financien.

Otro problema mayor es el retraso en la recepción del recurso (en Kickstarter son muy frecuentes), no tiene respaldo legal para reclamar el dinero ganado o su proyecto rentable duró tanto en línea que fue copiado por oportunistas.

Esto confirma que Kickstarter no ha alcanzado la solidez de otros sitios como eBay, más preocupado en evitar posibles fiascos. Como la mayoría de las aplicaciones, Kickstarter  está en su fase temprana, con los defectos, fallas de origen y malentendidos típicos que minan la confianza de muchos usuarios y a veces hasta el propio prestigio de la marca. Sin embargo, casi no existen otras opciones de financiamiento para el innovador regional.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web