La Carpeta:
1 de 10
 
Los políticos saben que hacer un penal no da ningún voto, pero también deben de reconocer que un motín en un penal, quita todos. El Bronco hizo caso omiso a las recomendaciones de los cercanos en seguridad de Peña Nieto, ahora trata de enmendar sus errores.
Jose Jaime Ruiz
octubre 15, 2017, 5:59 pm

“EPN le pidió al Bronco participar en elecciones para restarle votos a Morena: AMLO”, leímos en SDPnoticias. Tal vez, tal vez no. Lo cierto es que Jaime Rodríguez Calderón sí quiere ser presidente de México, sobreponiéndose a todas las adversidades políticas, como lo hizo para ganar la gubernatura de Nuevo León. Su gurú de comunicación emocional, Memo Rentería, así lo manifestó en la última reunión de comunicadores en Cartagena de Indias al presentar el torpe video del Bronco y Andrés Manuel, reproduciendo un momento de una película infumable de Pedro Infante y Luis Aguilar.

Lo que sí le pidió Enrique Peña Nieto al Bronco, desde su primer año, fue que pusiera extrema atención a los penales, después de la decena de muertos en el Topo Chico. El Bronco no invirtió ni un peso en la ampliación de las instalaciones penitenciarias. Rodríguez Calderón desoyó la recomendación presidencial y la del gabinete de seguridad. Un año y medio después de las recomendaciones, en su segundo informe de gobierno, el Bronco promete que ampliará el penal de Apodaca.

 En realidad, ¿qué le pidieron al Bronco? Que terminara el penal de Mina, que tenía la mala marca del exgobernador Rodrigo Medina de la Cruz y su padre Humberto, ya que se habían aprovechado de los terrenos circundantes volviéndose “ejidatarios”. El Bronco desoyó. Se trataba de que a Mina se le invirtieran 3 mil millones de pesos, los mismos que el Bronco le dejó de pagar anualmente a las televisoras.

Rodríguez Calderón canceló el penal de Mina donde, se le recomendó, existieran “dos penales” divididos por un muro enorme, de un lado los delincuentes del fuero común y del otro los de alta peligrosidad, eso sí, al estilo colombiano, ambulatorios donde no coexistirían los miembros de los cárteles: ambulatorios específicos para los del Noreste, otros para los Zetas, otros para los del Cártel de Golfo. Omiso, el Bronco le echa la culpa a la falta de inversión federal. Falso. Se trataba de una Asociación Pública Privada a veinte años.

El gobierno de Enrique Peña Nieto también le recomendó al Bronco hacer otro penal, ¿cómo? Vendiendo los inigualables terrenos donde se asienta el penal del Topo Chico y el Palacio de Justicia, con lo recaudado es posible tener otro penal y hasta sobra. Los terrenos del Topo detonarían el lugar con inversiones inmobiliarias y culturales. Son terrenos donde fluye la vialidad en Monterrey, cercanos a la Línea 1 del Metro y a grandes avenidas. El Bronco desechó la idea del equipo de Peña Nieto.

“El tema de los penales nos ha afectado demasiado, no estoy orgulloso ni satisfecho. No tenemos los recursos para resolver el problema de manera más pronta, pero hoy, haciendo esfuerzos, en la primera semana de noviembre empezaremos la ampliación del Penal de Apodaca para tener mejores condiciones y alrededor de mil espacios mejores”, se justificó el Bronco, en su segundo informe.

Los políticos saben que hacer un penal no da ningún voto, pero también deben de reconocer que un motín en un penal, quita todos. El Bronco hizo caso omiso a las recomendaciones de los cercanos en seguridad de Peña Nieto, ahora trata de enmendar sus errores. Ahí están los resultados.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web