La Carpeta:
1 de 10
 
Y repite la misma cantaleta de siempre: “Me exorcisé, me guacarié y me saqué al PRI totalmente de mis venas y de mi corazón”. Jaime Rodríguez Calderón se tardó más de 30 años para poder vomitar y olvidar al PRI. En sólo dos años ya vomitó y se olvidó de Nuevo León. Ese es Jaime. Ese es Rodríguez. Ese es Calderón.
Jose Jaime Ruiz
octubre 9, 2017, 7:39 am

–¿Y cuándo va a renunciar en Nuevo León? –le preguntan al gobernador constitucional Jaime Rodríguez Calderón.

–Primero déjame entregar los papeles, cabrón, porque si no... todavía no sé si me los acepten –explica.

Y repite la misma cantaleta de siempre: “Me exorcisé, me guacarié y me saqué al PRI totalmente de mis venas y de mi corazón”.

Más de tres largas décadas duró Jaime aprendiendo en el PRI las mañas, la corrupción, la impunidad, la opacidad, la falta de rendición de cuentas. Más que guacarear, el Bronco digirió al PRI. Y, sin embargo, sólo bastaron dos años como gobernador para que Jaime guacaree a Nuevo León, lo exorcise, lo saque de sus venas y, desde el chapulineo, ahora pretenda ser candidato “independiente” a la Presidencia de la República.

Mentiroso a más no poder, ser gobernador no le basta y el Bronco ha vomitado a Nuevo León, los votos que lo llevaron al puesto, las promesas incumplidas (ahí sigue muy campante el exgobernador Rodrigo Medina), el uso de los penales como espacios de recaudación, las ligas de sus funcionarios con el narco, la inseguridad de nuevo en la vida pública, la opacidad, la corrupción familiar, el cobijagate, la Línea Tres como un monumento a la ineficiencia…

Jaime vomita Nuevo León. Bien lo apunta en su columna de hoy en El Norte “El Abogado del Pueblo”: “…prácticamente desde que logró –con el apoyo de una sociedad urgida de cambio, una a la que ahora TRAICIONA abandonándola– convertirse en el primer Gobernador independiente de México, comenzó a fraguar su plan de lanzarse a la Presidencia

“Tanto tiempo le dedicó a esta meta personal que desatendió sus obligaciones como Gobernador, incumpliendo la mayor parte de las promesas de ‘cambio’ que ofreció en su campaña”.

Mentiroso, Jaime guacarea Nuevo León. Lo recuerda Miguel Ángel Vargas en su columna de Milenio.

“Me gusta cumplir, si estoy contigo estoy contigo. Estoy con Nuevo León y estaré los seis años”.

“Yo estoy pensando en Nuevo León solamente”.

“Voy a dedicar los seis años a Nuevo León, con toda certeza te lo digo”.

Jaime Rodríguez Calderón se tardó más de 30 años para poder vomitar y olvidar al PRI. En sólo dos años ya vomitó y se olvidó de Nuevo León. Ese es Jaime. Ese es Rodríguez. Ese es Calderón.

 
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web