La Carpeta:
1 de 10
 
Bernal menciona lugares de la Ciudad de México que yo recorrí a pie cientos de veces: la calle de chinos de Dolores, el Sanborns de Lafragua, el café Cantón (hoy café Cordobés), el bar La Ópera en Cinco de Mayo.
Eloy Garza
enero 9, 2018, 7:09 pm

Tengo una gran debilidad por una novela policiaca breve, irónica y muy entretenida: El complot Mongol, de Rafael Bernal. La versión fílmica, así como la novela gráfica, desmerecen la trama y estropean el desenlace: no valen la pena. Es mejor imbuirse en el libro. Sin ser una novela realista (mucho le debe al folletín e incluso al cómic) habla de corrupción del poder, militares voraces y asesinatos políticos. O sea, habla del PRI.
El pistolero Filiberto García es un matón sentimental, oriundo de Yurécuaro, Michoacán, donde por cierto nos tomamos unos amigos purépechas y yo una botella completa de charanda en un paraje conocido como Las Chorreras, cerquita del rio Lerma. Bernal menciona lugares de la Ciudad de México que yo recorrí a pie cientos de veces: la calle de chinos de Dolores, el Sanborns de Lafragua, el café Cantón (hoy café Cordobés), el bar La Ópera en Cinco de Mayo.
Filiberto García puede ser en primera instancia un rebelde individualista, con altas dosis de desencanto existencial, que pone en jaque al Estado. En realidad, nunca se insubordina a la clase dirigente: el libro pone punto final al último párrafo, sin que Filiberto deje de ser el clásico burócrata que por preservar el statuo quo, mata a cualquier agente insurrecto que se le ponga enfrente. Rafael Bernal critica al sistema político mexicano no mediante la personalidad de un sicario, sino a pesar de tan peculiar personaje que se resiste al poder, pero no deja de ponerse a su servicio incondicional.
¿Que estos temas políticos no pueden desprender la risa en los lectores? Rafael Bernal sí pudo hacerlo. Yo solté la carcajada en varios capítulos al mismo tiempo que decía: “¿dónde estaba este cabrón tan maravillosamente bueno para contar historias? ¿Por qué el canon de la literatura mexicana lo tiene tan escondido y le escatima tantos méritos a una obra a la altura de cualquier novela experimental de los años 60 y 70?
Que aprendan las lecciones de Bernal los nuevos escritores de novela negra, incluyendo las crestas coronadas de ese género, como el encumbrado Paco Ignacio Taibo ll que no le llega ni a los talones al autor de El complot Mongol, libro tan actual como cuando se publicó por primera vez en 1969.
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web