La Carpeta:
1 de 10
 
La crítica no ha tratado bien a Empire, que ya va en su tercera temporada y uno sospecha cierto racismo disfrazado de menosprecio a esta serie que no idealiza la negritud, pero pone en su justa dimensión al emprendedor negro, pese a los defectos y delitos que se cometan en el camino al éxito
Eloy Garza
octubre 3, 2016, 7:49 am

eloy-nuevo

Empire es una serie de televisión de la cadena Fox, sobre hip hop, un entorno musical que refleja los conflictos sociales de la comunidad afroamericana. Con la salvedad de que en este ambiente de discográficas, artistas en decadencia y estrellas en ascenso, se narra la vida de la punta de la pirámide de negros exitosos, rodeados de lujos, drogas y excesos. Además de la creación de hermandades insospechadas entre miembros de una misma comunidad.

La crítica no ha tratado bien a Empire, que ya va en su tercera temporada y uno sospecha cierto racismo disfrazado de menosprecio a esta serie que no idealiza la negritud, pero pone en su justa dimensión al emprendedor negro, pese a los defectos y delitos que se cometan en el camino al éxito. Ojalá hubiera una serie de televisión semejante que reflejara a la comunidad hispana, tan poderosa en EUA como la de los propios negros.

El desprecio de la crítica especializada a Empire se enfoca incluso a rechazar una variante de product-placement (técnica para promocionar marcas, de manera que aparenten ser parte de la trama de una película o una serie de TV) que resulta de los más original. Jamal, el heredero gay de la familia Lyon, se lanza como cantante y compositor, ganando fama global.

En la ficción, Jamal es patrocinado por Pepsi Co. En la realidad, el actor que caracteriza a Jamal (Jussie Smollett) hace presentaciones en vivo, en antros y auditorios, bajo la marca Pepsi, dirigidos especialmente a la comunidad LGBT. En efecto, tanto en la realidad como en la ficción, Jussie, alias Jamal, se ha declarado orgullosamente gay.

A estas alturas del product-placement ya no sabemos donde termina la ficción y donde empieza la realidad. Ambos contextos están entreverados. Más porque Jussie se anuncia en giras artísticas y en redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram ya no con su nombre verdadero, sino como Jamal, hijo del ficticio Lucious Lyon, magnate imaginario del show business norteamericano.

La narrativa se ha potenciado hasta explotar como una supernova, valiéndose de diversos formatos y dispositivos simultáneos. Y esto es apenas el principio de nuevos mecanismos para contar historias que augura novedades portentosas para los narradores y los consumidores de ficción.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web