La Carpeta:
1 de 10
 
En 2012, Enrique Alonso Plascencia era conocido como el "pollero" que logró convertirse en alcalde de Tlaquiltenango; cuatro años después vuelve a la luz pública luego de rechazar el decreto para establecer el Mando Único en Morelos y tomar las instalaciones de la corporación en su municipio.
Staff
enero 20, 2016, 7:08 am

enriquealonso-int

En 2012, Enrique Alonso Plascencia era conocido como el "pollero" que logró convertirse en alcalde de Tlaquiltenango; cuatro años después vuelve a la luz pública luego de rechazar el decreto para establecer el Mando Único en Morelos y tomar las instalaciones de la corporación en su municipio.

Conocido en su región como el Cero Cero, en abril de 2009 fue ingresado al reclusorio de El Amate tras ser aprehendido en flagrancia cuando internaba en territorio nacional a nueve indocumentados guatemaltecos.

Tras ser capturado fue presentado ante un juez federal por la PGR bajo los cargos de tráfico de personas, operación con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada, a partir de los cuales se le dictó auto de formal prisión.

Tres años después de los hechos, y en libertad, fue postulado por el PRD en Tlaquiltenango y ganó.

En su momento, el sol azteca informó que Alonso estuvo en El Amate, pero aseguró luego de un “recurso de apelación demostró su inocencia al recibir una revocación de sentencia que ordenaba su liberación inmediata”.

“Tlaquiltenango está en riesgo sin el Mando Único”. Este martes, pobladores tomaron las instalaciones de la Dirección de Seguridad municipal para evitar que el gobierno del estado retome el control de la policía luego de que Alonso Plascencia destituyó al titular de ese organismo.

Alonso aseguró que 7 mil habitantes, de los 35 mil de Tlaquiltenango, firmaron una solicitud para que el gobierno retire el Mando Único.

Luego de caminar con unas mil personas por el municipio, el alcalde llegó a las instalaciones de la policía municipal, donde pasó lista a los 43 elementos que conforman la CES, pidió al comandante del Mando Único que abandonara el lugar, e informó que desde ese momento él asumía el control de la policía municipal.

El secretario de Gobierno, Matías Quiroz Medina, alertó que el ayuntamiento está en un gran riesgo sin el Mando Único, porque indicó que Tlaquiltenango es la frontera más amplia con Guerrero “lo que facilita el paso de los delincuentes”.

Señaló además que tras la destitución de Margarito Rosales Vergara como director del Mando Único en el municipio, y posteriormente el nombramiento del militar retirado Manuel Álvarez Domínguez, fuerzas federales y castrenses fueron enviadas parar resguardar el municipio a fin de garantizar la seguridad de los habitantes.

“La renuncia de los ediles al Mando Único obedece a tres condiciones: que por inocencia o ignorancia, desconozcan la situación de su municipio; que están amenazados por la delincuencia, o bien, estén coludidos”, dijo.

Quiroz advirtió que la Consejería Jurídica estudia el caso para que, en su caso y bajo la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos, se finquen las sanciones al edil.

 // El Universal