La Carpeta:
1 de 10
 
Los empresarios turísticos del país deben de cuidar diversos aspectos fiscales de sus negocios con el fin de cumplir con sus obligaciones, sacar provecho de las mismas y optimizar su operación, consideró Aldo Saldaña Vivanco, socio de impuestos de PwC México, durante la conferencia Actualización del Marco Fiscal para la Industria Turística.
Staff
enero 18, 2016, 6:45 am

Los empresarios turísticos del país deben de cuidar diversos aspectos fiscales de sus negocios con el fin de cumplir con sus obligaciones, sacar provecho de las mismas y optimizar su operación, consideró Aldo Saldaña Vivanco, socio de impuestos de PwC México, durante la conferencia Actualización del Marco Fiscal para la Industria Turística.

En el evento de la conferencia Perspectivas Turísticas para México, el experto en temas fiscales explicó que la industria turística debe de evaluar temas como, “el procedimiento para la adquisición de activos fijos de las empresas del sector, el modelo de negocio, la estructura del grupo o si valdría la pena tener una arrendadora”.

Dentro de los aspectos más importantes se encuentra la llamada, acumulación de ingresos por anticipos de las agencias, “esto se refiere a que los grupos hoteleros pueden recibir ciertos anticipos de agencias de viajes sin haber prestado el servicio ni facturado el total, esto es un ingreso acumulado que si se reconoce, se puede estimar un costo en beneficio de la empresa”.

Aldo Saldaña al referirse al tema de la fluctuación cambiaria y la industria turística nacional comentó que la depreciación del peso puede impactar positivamente en la cifras de las empresas por las tarifas pactadas en dólares.

“El problema viene cuando la empresa tiene cuentas por cobrar no materializadas, la disposición fiscal establece la obligación de reconocer esa ganancia y cuando no haya entrado a la tesorería, si yo tuve una venta de un dólar a 14 pesos y mi cuenta por cobrar hoy en día es de 18 pesos, tengo que reconocer cuatro pesos de utilidad cambiaria”.

Alertó a los equipos de contadores de los grupos empresariales sobre el impacto de esa fluctuación que se traduce en un Impuesto Sobre la Renta mayor, “aquí el punto es evaluar el tratamiento de pagos provisionales tomando en cuenta esa fluctuación cambiaria, actuar a priori y no después”.

Recomendó a los contribuyentes hoteleros que se dedican al tiempo completo que analicen la posibilidad de deducir la adquisición de un terreno al momento de la operación de compra, “pues si no lo desarrollan y lo tienen que enajenar, en tres años tendrán problemas fiscales y de propiedad”.

Pidió revisar los estímulos fiscales existentes de los que pueden sacar provecho los empresarios como es el del diesel que se usa en maquinarias de hoteles para el cual hay un crédito del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS).

Dijo que un buen tip fiscal es revisar siempre las cuentas por cobrar, pues de ellas se pueden desprender deducciones en caso de incobrabilidad, “claro que lo mejor es cobrarlas, pero si no, el punto es revisar su estado para detonar esa deducción”.

Mencionó que con lo que respecta al tiempo compartido, se mantiene una disposición fiscal para esta figura, “que permite acumular conforme a los contratos exigibles; se eliminó el reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta y ahora se mantiene la posibilidad que si se tiene un contrato de tiempo compartido de entre 12 y 60 meses se podrá ir reconociendo conforme sea exigible.

// El Universal
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web