La Carpeta:
1 de 10
 
Ante la inminente llegada de la Mariposa Monarca a Nuevo León, autoridades estatales, municipales y organismos ambientales iniciaron una serie de actividades para facilitarle su paso durante la migración masiva ante la llegada del invierno. Con la llegada del mes de octubre este tipo de insectos comienzan a aparecer por los diferentes municipios en su […]
Staff
octubre 16, 2017, 8:09 am

Ante la inminente llegada de la Mariposa Monarca a Nuevo León, autoridades estatales, municipales y organismos ambientales iniciaron una serie de actividades para facilitarle su paso durante la migración masiva ante la llegada del invierno.

Con la llegada del mes de octubre este tipo de insectos comienzan a aparecer por los diferentes municipios en su travesía por llegar a los santuarios del Estado de México y Michoacán.

Ante tal situación comenzó distribución gratuita de Asclepia Curassavica para la creación de un corredor alimenticio en Nuevo León para proveer a la mariposa de alimento y refugio durante su migración.En diferentes escuelas de Monterrey, Guadalupe y demás municipios se hizo la entrega de estas plantas.

Las asclepias son una fuente importante de néctar para las abejas y otros insectos, además de ser alimento de las mariposas monarca y sus parientes, así como de una gran variedad de insectos herbívoros, escarabajos, mariposas y otros insectos especializados en alimentarse de estas plantas a pesar de sus defensas químicas.

En los diferentes planteles educativos se crearon "Jardines Estación para la Mariposa Monarca".

En la Escuela Técnica Secundaria 48 se entregaron varías plantas que los estudiantes se dieron a la tarea de plantarlas en diferentes espacios destinados como áreas verdes.

Por parte de la SEMARNAT, en diferentes lugares donde se han detectado las mariposas, se preparan instalaciones de jardines polinizadores con la planta llamada asclepia, importante fuente de néctar que es el principal alimento de la mariposa monarca.

De acuerdo al biólogo Héctor Villalón Moreno, el paso de estos insectos se puede observar en los parajes cercanos a la Carretera Nacional, justo en las faldas de la cadena montañosa de la Sierra Madre Oriental, así como en la zona del parque La Huasteca, en el municipio de Santa Catarina.

El especialista destacó la resistencia que estos insectos tienen al recorrer cerca de 120 kilómetros diarios, en un vuelo aproximado entre seis y ocho horas diarias, con una velocidad de 15 a 45 kilómetros por hora.

Villalón instó a la ciudadanía a respetar el hábitat temporal de estas singulares inquilinas.

“Si conducen por la carretera y se encuentran con este espectáculo no circulen a más de 60 kilómetros por hora, ya que las pueden impactar.

“Si llevan cámara de fotografía en mano no disparen con el flash y mucho menos traten de atraparlas”, pidió el biólogo.

// El Porvenir
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web