La Carpeta:
1 de 10
 
Ni duda cabe, Meade debe calmar a sus seguidores, al menos a los de Sinaloa: no vaya a ser que terminen por echarle a perder la candidatura presidencial.
Federico Arreola
octubre 16, 2017, 5:14 am

Un analista de Sinaloa, Oswaldo Villaseñor, ha escrito para la prensa de esa entidad un artículo, basado en mentiras, acerca de lo que pasó en la pasarela de precandidatos del PRI en Mazatlán.

Dijo que mientras el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, llegó en avión comercial al bello destino turístico, el de Salud, José Narro, lo hizo en avión privado, rodeado además de numerosos guaruras.

La mitad de la información del columnista es falsa. Seguramente Meade sí llegó en aerolínea comercial a Mazatlán, pero Narro también.

El doctor Narro viajó de la Ciudad de México a Mazatlán el viernes en la noche en Aeroméxico y regresó el sábado a mediodía en Interjet.

Y no, a Narro no lo acompañaban guardaespaldas. El ex rector de la UNAM viajó nada más con su director de Comunicación, Enrique Balp.

Por cierto, Narro pagó de su propio bolsillo el viaje, y lo puede probar.

¿Quién ha grillado, en Sinaloa, al doctor Narro para beneficiar a Meade? No lo sé.

Lo cierto es que los sinaloenses amigos de Meade, como Mario Zamora, director de la Financiera Rural, deben calmarse.

La grilla barata contra los rivales de Meade no ayuda al secretario de Hacienda, claro que no.

Si a Narro lo grillaron inventándole viajes en costosos aviones privados, ¿cómo grilló el tal analista Oswaldo Villaseñor al secretario de Educación, Aurelio Nuño?

Simple y sencillamente por la vía de ignorar al operador de la reforma educativa. Una verdadera vulgaridad.

Ni duda cabe, Meade debe calmar a sus seguidores, al menos a los de Sinaloa: no vaya a ser que terminen por echarle a perder la candidatura presidencial.

 
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web