La Carpeta:
1 de 10
 
La vivienda donde se refugiaba Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera mide 19 metros de largo por 10 de ancho (190 metros cuadrados) y fue vendida por un matrimonio compuesto por una mexicana de nacimiento y un mexicano por naturalización, a un hombre de 20 años, el 22 de mayo de 2013, por la cantidad de un millón 83 mil 252 pesos.
Staff
enero 13, 2016, 6:52 am

casachapo-int

La vivienda donde se refugiaba Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera mide 19 metros de largo por 10 de ancho (190 metros cuadrados) y fue vendida por un matrimonio compuesto por una mexicana de nacimiento y un mexicano por naturalización, a un hombre de 20 años, el 22 de mayo de 2013, por la cantidad de un millón 83 mil 252 pesos.

“El precio de esta operación es de $1’083,252.00 (un millón ochenta y tres mil doscientos cincuenta y dos pesos 00/100 moneda nacional), los cuales fueron cubiertos con anterioridad a esta fecha, respecto de la cual declaran los vendedores haber recibido de manos del comprador”, se asienta en el documento oficial.

La información que aquí se presenta fue solicitada y entregada en el Registro Público de la Propiedad del estado de Sinaloa, con sede en Los Mochis, Los Mochis.

La escritura pública es la 14 mil 622 y el notario es el número 107 con residencia en Ahome, de nombre Roberto Pérez Jacobo.

EL UNIVERSAL cuenta con el documento oficial y el nombre completo de los participantes en la compra-venta del inmueble, pero por seguridad se decidió colocar solamente el primer nombre de pila y la inicial del primero de sus dos apellidos.

Soledad “N” y su esposo, el señor Charles “N”, vendieron, “libre de todo gravamen y sin ninguna limitación de dominio” al señor Remedios “N”, nacido en 1993. En la actualidad debe estar por cumplir 23 años.

“(El comprador), quien acepta para sí una finca urbana ubicada por el bulevar Jiquilpan esquina con calle Río Quelite número 1002 (mil dos), en el fraccionamiento Las Palmas de esta ciudad, compuesta de terreno y casa-habitación, identificada como el lote número 1 uno, de la manzana 15 quince, catastrada bajo la clave catastral MS-17- 015-001, con una superficie de 190.00 ciento noventa metros cuadrados (sic)”, se lee textual en la página tres del documento.

Por las dimensiones de la vivienda de dos pisos, pero sobre todo por la ubicación, la casa de Jiquilpan 1002 parece haber sido vendida a un precio bajo.

Políticos y deportistas, vecinos de Guzmán Loera. Cerca de esa zona hay centros comerciales y residen políticos como el secretario general de Gobierno de Sinaloa, Gerardo Vargas Landeros, la madre de Mario López Valdez Malova, gobernador de Sinaloa, y deportistas de renombre, como el varias veces campeón mundial de boxeo, Fernando “Kochulito” Montiel.

Las características de la morada son perfectas para un rápido y fácil acceso, pero también garantiza discreción.

El inmueble tiene pocas ventanas con cristales oscuros, protecciones grises que complican ver hacia el interior y portones eléctricos que garantizan la discreción a sus habitantes.

Una característica que seguramente fue tomada en cuenta por “El Chapo” Guzmán Loera fue su cercanía con el drenaje pluvial.

Túnel de escape, una prioridad. El túnel construido debajo de la vivienda es de 10 metros de fondo.

El drenaje pluvial de Los Mochis debe ser fácil de identificar porque la ciudad tiene trazos cuadriculados: buena parte de las calles y bulevares atraviesan la ciudad de una esquina a otra.

Entre los generales de las personas que participaron en la transacción se expone que Soledad “N” es de oficio educadora, casada, originaria de Los Mochis, Sinaloa, nacida en 1965; Charles “N” es mexicano por naturalización desde el año 2009, es mayor de edad, empleado, originario de Tennessee, Estados Unidos, y nacido en 1947; sobre Remedios “N” se expone que es un hombre mexicano, casado, mayor de edad, nacido en enero de 1993 y originario de Los Mochis, aunque con domicilio en Tecate, Baja California.

“Los comparecientes son personas aptas quienes manifestaron: a) Que se encuentran al corriente en el pago de los impuestos al fisco local y federal, sin acreditarlo, habiéndoseles hecho las advertencias de ley”, se observa en la escritura 14 mil 622.

Al final de la escritura pública de la propiedad se lee una leyenda escrita a mano, y que acaba de ser colocada para advertir que el inmueble se encuentra asegurado por el Ministerio Público Federal: “Aseguramiento decretado en fecha nueve de enero del año en curso, según oficio UEIDCS/CGC/97/2016, derivado de la Averiguación Previa: PGR/ SEIDO/UEIDCS/008/2016, de fecha 12 de enero del 2016, según inscripción 147 del libro 332 de la sección documentos generales de fecha 12 de enero del 2016 (sic)”.

La casa donde se ocultó el hombre más buscado del mundo junto con un grupo de escoltas comandado por Orso Iván Gastélum, alias “El Cholo Iván”, tenía en 2013, 190 metros cuadrados: cuatro recámaras, dos salas de entretenimiento, una cocina y comedor, una cochera para dos o tres automóviles, un cuarto de aseo y cinco baños.

De acuerdo con las medidas que se indican en el documento oficial: al norte mide 19 metros y colinda con el lote 2 de la misma manzana; al sur también mide 19 metros y colinda con el bulevar Jiquilpan; al oriente mide 10 metros y colinda con el lote número 37, y al poniente mide otros 10 metros y colinda con la calle Río Quelite.

Comando rescató a caballos del “Chapo” decomisados

A finales de noviembre pasado, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), la Secretaría de Marina (Semar) y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) realizaron un operativo en un rancho perteneciente a Joaquín Guzmán Loera, líder del Cártel de Sinaloa, donde se aseguraron varios caballos, guacamayas, aves exóticas y hasta cisnes negros.

De acuerdo con autoridades federales, la acción se realizó el 26 o 27 de noviembre en el rancho Los Ciruelos, en el municipio de Culiacán, Sinaloa.

En el lugar había caballos pura sangre, guacamayas, 20 aves exóticas y cisnes negros. La SEIDO se hizo cargo de los animales y se los llevó. No obstante, un comando recuperó los caballos al día siguiente de manera violenta durante otro enfrentamiento que el crimen organizado perpetró.

En cuanto a las aves, la SEIDO las envió a una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA), llamada Mundo Zafari, ubicada en Culiacán, Sinaloa.

EL UNIVERSAL contactó a la UMA, la cual en su portal señala que se dedica a la venta, manejo, captura, transporte y servicios de animales exóticos de todo el mundo, así como a la conservación y protección de fauna silvestre.

Un funcionario confirmó que a finales de noviembre llegaron varias especies que les mandó la Marina, entre ellos caballos, aunque no pudo decir cuántos ni de qué raza.

“Estos animales llegaron a finales de noviembre. Son aves y caballos que llegaron y son animales que la Marina nos trajo. No sé la raza de los caballos, no sé el número, pero son varios caballos. También hay aves, la mayoría son guacamayas y cacatúas, pero no me tocó ver cisnes negros”, comentó.

“El dueño y el encargado del lugar no están. Están de viaje y son los únicos que tienen los datos exactos de los animales, pero sí puedo confirmar que son animales que trajo la Marina a finales de noviembre”, explicó el empleado.

Animales lo “delatan”. Según reportes periodísticos anteriores, se había mencionado que en las propiedades de “El Chapo” Guzmán fueron hallados ocho leones y un tigre.

En octubre pasado, Carlos Loret de Mola escribió en una columna para EL UNIVERSAL que “Botas”, la mascota de las hijas gemelas del capo, delató al líder del Cártel de Sinaloa.

Cuando Guzmán Loera fue capturado en 2014, su tercera esposa, Emma Coronel, y las niñas se fueron a vivir cerca del penal de El Altiplano. Días antes del último escape de “El Chapo”, el pasado 11 de julio, la familia aparentemente voló hasta la sierra de Sonora, Durango y Chihuahua, pero abandonaron a la mascota en el Estado de México.

Pero la petición de “Botas” por parte de las niñas, según relató Loret de Mola, tocó el lado más vulnerable de Guzmán Loera. Las gemelas le pidieron que les trajera al mono que tiene el nombre del chango que acompaña a Dora la Exploradora de la serie infantil, y el padre consentidor accedió e hizo todo lo posible por recuperar a la mascota.

El animal no pudo ser trasladado vía aérea porque no lograron conseguir los permisos sanitarios para que volara a Culiacán, por lo que tuvo que llegar en carretera hasta la capital sinaloense.

Durante la indagatoria para recapturar a “El Chapo”, los investigadores descubrieron a “Botas” en Sinaloa, a bordo de un Mustang rojo.

“Sabían que la mascota los podía llevar hasta su objetivo. Fue una pista contundente para luego lanzar las operaciones de la Marina en la sierra. El Mustang era de Édgar Coronel Aispuro, veinteañero, cuñado del capo, hermano predilecto de Emma, quien entró al túnel la noche de la fuga y salió con “El Chapo”, abordó con él un vehículo y luego una avioneta”, escribió.

EL UNIVERSAL ha reportado que los hijos de Joaquín Guzmán Loera, Alfredo e Iván, también tienen un gusto particular por los animales exóticos y los caballos.

En una nota publicada en noviembre de 2013, se señaló que en la cuenta de Twitter de Alfredo Guzmán fue subida una foto en la que supuestamente se exhibe a “El Chapo” en caballo.

“Armas de oro, pilas de dinero, autos deportivos y hasta leones son algunos de los bienes que se encontraron en allanamientos a las diversas mansiones de ‘El Chapo’ en México. El jefe del Cártel de Sinaloa cubría con baños de oro las empuñaduras macizas de su colección de armas, que permanecía escondida en diferentes rincones de sus propiedades junto con un importante abastecimiento de munición”, menciona otra nota publicada en julio pasado por el diario “El Colombiano”.

Luego de anunciarse la recaptura del narcotraficante el pasado 8 de enero, se publicó una nota en el portal colombiano Las 2 orillas, en la que se menciona sobre los regalos que “El Chapo” le daba a su hijo Iván para suplir la ausencia constante en su hogar dando suntuosos presentes.

“Ahora cuando es un hombre que supera los 30, con orgullo le ha dado por mostrar sus juguetes por Twitter. Desde Kalashnikov hasta cachorros de león, pasando por ferraris, maserattis, yates o helicópteros”, expuso.

En 2003, EL UNIVERSAL también publicó que varios capos han estado involucrados en el tráfico de especies: “Diversos zoológicos resguardan aún parte de las 70 especies decomisadas en 1993 en una finca del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán”.

// El Universal