La Carpeta:
1 de 10
 
Ustedes interprétenlo según entiendan. Puede ser el regreso a los cacicazgos, corporativización de la iniciativa de gobierno, profundización de la burocratización, o simple atole con el dedo.
Carlos Chavarria
noviembre 27, 2017, 7:43 am

El 20 de Noviembre próximo pasado López presentó al público su propuesta formal de oferta electoral, que no es otra cosa mas que eso.

Me he propuesto, como en cada proceso electoral estudiar las propuestas de cada uno de los principales candidatos y tratar de sacar la “carnita” que se pueda con el afán de aclararme quién es quién según lo que proponen y que parece mejor para el futuro del país.

En este primera entrega que les comparto sólo me habré de referir en términos generales al documento en cuestión pues la primera lectura de un documento elaborado por muchas manos y mentes con la intención de convencer, de comprar voluntades de voto siempre conduce a un árbol semántico intrincado lleno de axiomas y contradicciones con las teorías económicas, políticas, y hasta antopológicas.

El documento está formado por 486 páginas abigarradas  de ideas y buenos deseos que igual y los encontraremos, y los hemos de hecho encontrado, en todas las campañas presidenciales anteriores desde la epoca de Echeverría y hasta la fecha.

Por principio no se distingue cuál es la orientación política real de Morena o de los propios autores, excepto el terco argumento de lograr la felicidad de la sociedad como motivante central.

El otro argumento vertebral que debido a su exceso de generalización se convierte en una trampa dialéctica, como la de tratar de explicar todo lo malo en la presencia del demonio, es la corrupción.

En todos los ejes discursivos del documento  se usa la corrupción para tratar de explicar todos los problemas y riesgos del país, así como resulta ser la mejor oportunidad de crecer como nación.

En el documento se explica que el país está en una suerte de zona de fracaso en todos los órdenes, donde nada funciona ni ha funcionado debido al final, a la corrupción. Por supuesto que nadie podrá oponerse a este argumento pues es axiomático desde el origen etimológico de la palabra misma y por ello entraña una gran falacia.

Se nota que López le metió mano al documento, pues la solución de los problemas reside en que ellos implementarán lo mismo que ya existe pero bien y sin corrupción y de ahí fluirán no sólo los 500,000 millones de pesos que tanto festina sino otros tanto ahorros que resultan de estimaciones que no se presentan, como suponer que todo lo que compran los gobiernos tiene un 30% de exceso respecto al sector privado e incluso al informal.

La totalidad del documento se sostiene en afirmaciones que se nota que fueron dictadas por distintas personas y luego rasuradas para no parecer tan sentimentales, como la visión del mundo de Focault.

En materia económica la síntesis es cerrarse al mundo y volver a un Estado que supla lo que a su juicio no puede hacer o no quiere hacer el sector privado. El Estado vuelve a su papel de rector y estimulador de la economía a través del gasto social.

Por cierto que el programa de “autosuficiencia alimentaria”  que se planeta con insistencia me recordó aquel Sistema Alimentario Mexicano , el SAM de otro López, pero Portillo de madre, como también aquel programa de Echeverrís donde “solo los caminos quedarían sin sembrar”. Demagogía pura.

Me sorprende, entre muchas afirmaciones, la que hace referencia a que todos, pero todos los funcionarios del sistema de justicia, desde los jueces de la Suprema Corte y hasta el más humilde policía de barrio son corruptos e incapaces de entender y corregir los problemas de inseguridad que vive el país, ya que todos son parte de una  misma mafia.

Por cierto que en este tema proponen profundizar la “iniciativa pública de la acción penal”, que es algo ya incluido en le reforma del sistema judicial, pero que a juicio de la propuesta es insuficiente frente a la notoria corrupción y por ello directamente el afectado debe tener más facilidades para pedirle a un juez sin ministerio público de por medio el despliegue de la acción penal y de la prisión oficiosa en casos de corrupción.

Considera a los empresarios como un mal necesario, pero que el Estado sabrá recompensar e incentivar para que destinen más de sus recursos al beneficio "real"  (¿?) de la sociedad.

En los temas económicos son muchas y variadas las contradicciones página a página, lo que  evidencia los conflictos ideológicos dentro de sus grupos de trabajo, que al final se negociaron y quedaron sólo las tristes contradicciones.

En materia social se presenta una velada colectivización de la participación ciudadana que tendra la “rectoría final” de los destinos de cada comunidad. Ustedes interprétenlo según entiendan. Puede ser el regreso a los cacicazgos, corporativización de la iniciativa de gobierno, profundización de la burocratización, o simple atole con el dedo.