La Carpeta:
1 de 10
 
Puedo escribir las líneas más tristes esta tarde. Escribir por ejemplo sobre el triste papel desempeñado el viernes por el secretario de la Función Pública.
FELIX CORTES CAMARILLO
agosto 24, 2015, 5:57 am

felix-color

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas, lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño se queda sin hojas,al fin la tristeza es la muerte lenta de las simples cosas, y esas cosas simples se quedan doliendo en el corazón.Canción de las simples cosas.

César Isella y Armando Tejeda Gómez.

Quiero fijar un posicionamiento sobre este tema… A todos ellos, a los que se puedan sentir lastimados o incluso indignados, les ofrezco una sincera disculpa.

Ahora, al grano.

El más reciente recuento que ha llegado a mis manos indica que la intención del voto en Estados Unidos para las elecciones del año próximo a la presidencia de aquel país favorece en un 40% a Donald Trump. El segundo sitio corresponde a Hillary Clinton con el 38. El tercer puesto es para un candidato independiente que se hace llamar Deez Nuts. Al leerlo, suena como “esos locos” o “esos tontos”; no es más que un juego de palabras para referirse a los políticos profesionales.

El asunto es que Deez Nuts existe; se llama Brady Olson, tiene quince años de edad y estudia high school en un poblado de Iowa. En su estado, y en Carolina del Norte y Minnesota, ha obtenido entre el siete y el nueve por ciento de las preferencias electorales. Olson dice concordar con la política de Barack Obama, propone reducir a la mitad el sueldo de los miembros del Congreso y dar incentivos a las empresas de energéticos para el desarrollo de las energías alternativas.

Ya adivino la molestia de los pocos lectores a estas alturas.

Pero, ¿de qué querían que escribiera?

Puedo escribir las líneas más tristes esta tarde. Escribir por ejemplo sobre el triste papel desempeñado el viernes por el secretario de la Función Pública, que en más de noventa minutos nos dijo faramalleramente que la investigación sobre el posible conflicto de interés entre el presidente Peña Nieto, su esposa y el secretario de Hacienda y Crédito Público con la constructora favorita del Presidente desde que era gobernador del Estado de México duró más de seis meses. Luego de enumerar punto por punto los criterios de investigación y los postulados de su entidad, nos desveló exactamente lo mismo que cuando lo nombró Peña Nieto a ese cargo. Nos había dicho el Presidente: nunca actuaron al margen de la ley y siempre se condujeron rectamente. Las adquisiciones dudosas se hicieron cuando el licenciado Peña Nieto no ejercía función pública federal. Las adquisiciones de su esposa se hicieron con dinero perfectamente bien habido por su trabajo como actriz distinguida de la televisión. Además, todas esas operaciones han sido deshechas ya.

Ya lo sabíamos. ¿Para eso tuvimos que esperar tanto tiempo y soplarnos un discurso lleno de vericuetos y confusiones? El señor secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, ha desempeñado perfectamente el papel que le fue confiado en esta pieza del teatro bufo. Puede pasar a la taquilla por sus honorarios y —si tiene alguna pizca de dignidad profesional como actor— renunciar a esta carpa teatral itinerante que se llama de la función pública.

Me gustaría escribir de cosas importantes, de los asuntos que afectan nuestra vida cotidiana, como la depreciación del peso mexicano o la apreciación de otras monedas. Quisiera analizar el impacto que tiene sobre mi futuro pecuniario que el precio del barril de petróleo ande hoy por los 38.50 dólares. Quisiera consultar a una pitonisa para que me diga con verdad en qué afectará a la economía mexicana el anuncio que se hará antes de tres semanas sobre la elevación de las tasas de interés en Estados Unidos. Pero las autoridades monetarias y de hacienda de mi país dicen que estamos más sólidos que nunca y que la devaluación nos beneficia al exportar más productos.

Quisiera que alguien me explicara cómo es posible que los niños jornaleros de Coahuila —a media hora de la capital, Saltillo— sobrevivieran con un vaso de café y un pan al día, trabajando por cien pesos jornadas de quince horas. Me gustaría saber por qué dos de cada diez escuelas primarias en México no tienen drenaje.

Pero ésas son cosas simples. Y a las cosas simples se las lleva el viento.

Nuevamente, ofrezco una sincera disculpa.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web