La Carpeta:
1 de 10
 
Hay que recordarle a Juan E. que el “excéntrico modelo de negocios” de Alejandro Junco de la Vega, dueño de Reforma, no es ajeno a la extorsión. Desde El Norte, hermano mayor de Reforma, se ha extorsionado a las figuras públicas de Nuevo León de la mano de los empresarios, sobre todo cuando Alejandro y sus hermanos le arrebataron el medio a su padre y volvieron a los brazos del grupo de Eugenio Garza Sada.
Jose Jaime Ruiz
octubre 16, 2017, 5:57 pm

Escribió este fin de semana Juan E. Pardinas en Reforma:

1.- Un miércoles por la mañana se despidió Leonardo Curzio de su programa de radio. El concesionario de NRM le pidió la renuncia de dos de sus colaboradores estrella, María Amparo Casar y Ricardo Raphael. La última tertulia de este noticiero se había enfocado en el oportunismo populista del PRI, que estuvo dispuesto a sacrificar la pluralidad en el Poder Legislativo a cambio de un aplauso fugaz en las redes sociales.

2.- Una mañana cualquiera, el encabezado principal del periódico El Universal se utiliza para linchar a un político de oposición o atacar una causa que afecta los intereses del gobierno de Enrique Peña Nieto. A principios de la primavera, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, se convirtió en el blanco preferido de las ocho columnas de este diario.

3.- En el verano, los titulares envenenados de El Universal apuntaron en contra del incómodo Sistema Nacional Anticorrupción. Media docena de colaboradores renunciaron a las páginas del diario ante la difamación disfrazada de noticia.

4.- Ahora, en el otoño, el cliente preferencial de esta inquina es el presidente del PAN, Ricardo Anaya. Con medias verdades, no-noticias y más de 20 encabezados, El Universal ha orquestado una ofensiva sin precedentes en contra de este líder de oposición.

5.- No es de sorprender que de acuerdo a un estudio de Fundar, con datos oficiales, El Universal sea uno de los diez medios de comunicación que más dinero público ha recibido en lo que va del sexenio (2013-2016). Tan sólo en 2016, del dinero de tus impuestos, se pagaron 240 millones de pesos a este periódico. Esta cifra equivale a 657 mil pesos diarios. Las televisoras, estaciones de radio y el resto de los periódicos, también sacan una tajada de esta obscena asignación presupuestal. Sin embargo, destaca la forma sistemática e impúdica en que El Universal usa su peso mediático para descarrilar un proyecto político.

6.- Para disipar un potencial conflicto de interés hay que aclarar que de acuerdo a datos de Fundar, en 2015, la empresa que edita el diario Reforma recibió 69 millones de pesos en publicidad oficial. Ese año, por cada peso que recibió El Universal, el Reforma obtuvo menos de una cuarta parte: 22 centavos. El Reforma tiene un excéntrico modelo de negocios dentro del panorama de la prensa mexicana: es un periódico que se propone vivir de sus lectores y sus anunciantes.

Hasta aquí Pardinas.

Hay que recordarle a Juan E. que el “excéntrico modelo de negocios” de Alejandro Junco de la Vega, dueño de Reforma, no es ajeno a la extorsión. Desde El Norte, hermano mayor de Reforma, se ha extorsionado a las figuras públicas de Nuevo León de la mano de los empresarios, sobre todo cuando Alejandro y sus hermanos le arrebataron el medio a su padre y volvieron a los brazos del grupo de Eugenio Garza Sada.

“Los encapuchados de Chipinque” (Luis Echeverría dixit) quisieron destituir al gobernador Pedro Zorrilla a través de El Norte, lo salvó Jesús Reyes Heroles; a Alfonso Martínez Domínguez no lo pudieron tocar, el viejo tenía expedientes públicos e íntimos de todos los empresarios; Jorge Treviño y su mujer sufrieron las embestidas mediáticas, a El Norte sólo les alcanzó a tumbar a su secretario de Gobierno, Lucas de la Garza, por su cercanía con Cuauhtémoc Cárdenas; a Sócrates Rizzo le inventaron una “guerra del agua” con Tamaulipas, lo hicieron caer y en su lugar impusieron a Benjamín Clariond, compadre de Junco de la Vega.

Al panista Fernando Canales no lo tumbaron, pero tuvo que renunciar para irse al gabinete de Vicente Fox; el empresario Lorenzo Zambrano metió el hombro por el priista José Natividad González Parás, así le fue, Junco lo denostó durante semanas; Rodrigo Medina se mantuvo accidentalmente todo el sexenio gracias al huracán “Alex”. Junco de la Vega, de la mano de José Antonio Fernández, ayudó a instalar en la gubernatura a Jaime Rodríguez Calderón, ahora Alejandro y el Bronco traen pleito cazado.

Esa es la mínima historia de extorsión de El Norte, ¿cuál es la de Reforma?

Desde El Universal, Salvador García Soto responde a Pardinas:

1.- Cuando se habla pretenciosamente a nombre de la “sociedad civil”, se corre el riesgo de autoerigirse ya no sólo en una voz ciudadana legítima y calificada, sino en juez absoluto de todo.

2.- A Juan Pardinas muchos lo conocen y respetan como académico y promotor ciudadano de la transparencia y la rendición de cuentas de políticos y gobernantes. Su labor en el IMCO es reconocida por aportaciones como la declaración 3de3, llevada a la ley por petición de organizaciones civiles.

 3.- El problema viene cuando, en defensa de sus amigos, pretende convertirse también en juzgador de la labor de los medios y en auditor y censor de lo que a su, muy personal juicio, es libertad de expresión.

 4.- Porque si se trata de lo que él y sus amigos académicos o dirigentes civiles dicen y cuestionan a cualquier figura pública o política, entonces es pura “libertad de expresión”, pero si se trata de un medio que critica o cuestiona a él o a sus amigos, ya sean políticos o académicos, entonces exclama “extorsión”.

 5.- Y así, sin documentar sus afirmaciones, acusa a un periódico centenario como El Universal de “linchar” a políticos de oposición a los que parece defender sin explicar por qué cree ciegamente en su inocencia. De paso, aprovecha para defender, ese sí como un diario honesto e impoluto, a Reforma, periódico en el que escribe.

 6.- Vaya manera de autoerigirse en juez, que legitima o deslegitima la libertad de expresión a conveniencia suya, de sus amigos o de los políticos que, aunque tengan a sus estados sumidos en la violencia y la inseguridad y a sus partidos fracturados y divididos, los defiende como “blancas palomitas”. Eso sí es extorsionar, don Juan: descalificar, sin probar sus graves señalamientos, a quienes no hablan bien de usted o de sus cuates…

 Hasta aquí García Soto.

 ¿Libertad de expresión o libertad de extorsión?

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web