La Carpeta:
1 de 10
 
Un informe del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) confirma que José Luis Abarca Velázquez, alcalde de Iguala con licencia, tiene estrechos vínculos con grupos del crimen organizado que operan en la zona norte del estado de Guerrero.
Staff
octubre 7, 2014, 5:10 am

igualagendarmeria-int

Un informe del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) confirma que José Luis Abarca Velázquez, alcalde de Iguala con licencia, tiene estrechos vínculos con grupos del crimen organizado que operan en la zona norte del estado de Guerrero.

Gracias a los nexos de su esposa, suegra y cuñados con Arturo Beltrán Leyva, Abarca Velázquez, “quien sirvió a este capo de lavador y prestanombres, pudo levantar en pocos años una fortuna considerable”, dice el documento en poder de EL UNIVERSAL.

Titulado Avances en la investigación sobre los hechos de violencia ocurridos en la ciudad de Iguala, Guerrero, el informe interno, fechado el 1 de octubre pasado, destaca que el alcalde logró sobornar a las dirigencias estatal y nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), a través de diversos mecanismos, como la entrega de dinero en efectivo y apoyos en especie destinados a la operación de dichos comités.

Además, uno de sus cuñados, de nombre Salomón Pineda Villa “El Molón”, estuvo preso en el Cefereso de Matamoros, Tamaulipas, cumpliendo una condena por delitos contra la salud. Fue liberado en junio de 2013 y de forma inmediata retomó sus actividades criminales y se convirtió en el jefe de plaza en Iguala para el cártel Guerrero Unido.

Otros dos de sus cuñados, Alberto Pineda Villa, “El Borrado”, y Mario Pineda Villa, “El MP”, fueron operadores de Beltrán Leyva durante muchos años; sin embargo, el distanciamiento con este capo originó la ejecución de ambos.

María Leonor Villa Orduño, la suegra de Abarca Velázquez, también se encuentra relacionada con Arturo Beltrán Leyva, dado que fungió como su operadora y prestanombres.

Sobre los hechos violentos del pasado 26 de septiembre, el documento establece que luego de realizar una movilización en Iguala, un grupo de alrededor de 100 estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos pretendía trasladarse a la Plaza de las Tres Garantías, ubicada en zócalo de esa población, donde a las 18 horas la esposa del alcalde, María de los Ángeles Pineda Villa, rendiría su segundo informe de labores como presidenta del DIF Municipal.

Por ello, señala que Pineda Villa le ordenó a su jefe de seguridad que le comunicara al director de Seguridad Pública Municipal, Felipe Flores Velázquez, que no debía permitir que los estudiantes de Ayotzinapa llegaran al lugar del evento, para lo cual debía de implementar un operativo que frenara su avance y los replegara.

Así, el jefe policiaco, continúa el documento, exigió el traslado de decenas de policías municipales con la tarea de frenar a los estudiantes, lo que cual derivó en un enfrentamiento físico y verbal. Replegados, los normalistas se dirigieron a la central de autobuses de esa ciudad.

Sin embargo, dice el texto, Flores Velázquez ordenó que se les detuviera. Al menos seis patrullas les cerraron el paso. Los estudiantes decidieron bajar y enfrentar a los policías, quienes de inmediato abrieron fuego en su contra. El saldo: tres muertos y más de 18 heridos, algunos normalistas lograron escapar en otro autobús, por lo que fueron perseguidos por los elementos de la Policía Municipal.

El documento establece que horas más tarde patrullas de la policía preventiva confundieron el autobús en donde viajaba el equipo de futbol Avispones de Chilpancingo con el otro camión ocupado por los estudiantes de Ayotzinapa, por ellos dispararon sin ninguna advertencia. Allí murió el chofer, un jugador de 15 años y una mujer que pasaba por el lugar.

Es necesario señalar, dice el informe, que Abarca Velázquez, pese a lo declarado a los medios, “siempre tuvo conocimiento de los hechos, pues fue constantemente informado por el director de Seguridad Pública Municipal”. De hecho, el alcalde “instruyó a Flores Velázquez para que persiguiera y detuviera a los estudiantes con el objetivo de darles un escarmiento”.

Ordena EPN a gabinete investigar caso de normalistas

epniguala-int

El presidente Enrique Peña Nieto ordenó al gabinete de seguridad nacional intervenir en el caso de los normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero, a fin de esclarecer los hechos, conocer la verdad, dar con los responsables y aplicar estrictamente la ley.

En un mensaje en Palacio Nacional, el Presidente manifestó su indignación y advirtió que en este asunto no hay cabida “al más mínimo resquicio” para la impunidad.

Lo ocurrido, dijo Peña Nieto, son hechos indignantes, dolorosos, e inaceptables que no merecen el país. Aceptó que las familias de los desaparecidos y los mexicanos demandan "con toda razón" el esclarecimiento del caso y que se haga justicia.

El mandatario dijo lamentar la violencia que se ha dado y sobretodo -enfatizó- que sean jóvenes estudiantes los que hayan resultado afectados y violentado sus derechos en el municipio de Iguala.

"En el marco de las atribuciones del gobierno de la República y del gabinete de seguridad, he instruido a sus elementos para que tomemos acciones, participemos en lo que permita el debido esclarecimiento de los hechos, encontrar a los responsables y aplicar de manera estricta la ley ante estos hechos que son, sin duda, indignantes, dolorosos e inaceptable", asentó.

Se informó que la PGR tomó el control de las investigaciones, teniendo como línea la posible participación del crimen organizado.

En tanto, fuerzas federales se desplegaron este lunes en ese municipio y se hicieron cargo de la seguridad pública.

En conferencias de prensa realizadas por separado, tanto Jesús Murillo Karam, titular de PGR, como Monte Alejandro Rubido, comisionado Nacional de Seguridad, aseguraron que en acatamiento a las instrucciones del presidente Peña Nieto, el objetivo prioritario es la búsqueda y localización de los estudiantes de la normal rural, y no permitir impunidad.

“El gobierno federal toma la investigación en los términos que le da la ley y la competencia para hacerlo, teniendo la posibilidad de delincuencia organizada podemos meternos hasta donde queramos”, expresó Murillo Karam.

Explicó que la PGR reforzó a su grupo de expertos: “estamos enviando criminalistas, peritos de todos los tipos, forenses, fotógrafos, también se trasladará el jefe de la Agencia de Seguridad, el director en Jefe de la Agencia de Seguridad y su servidor, que seremos responsables directos de ésta investigación”.

Tras condenar los hechos en Iguala destacó que “ni los mexicanos, ni el gobierno, ni los guerrerenses vamos a admitir de ninguna manera que ningún grupo se imponga sobre la sociedad. Actuaremos en los términos de la ley, que tengan la certeza que actuaremos”.

Monte Alejandro Rubido informó que elementos de la división de Gendarmería de la Policía Federal y del Ejército tomaron el control total de la seguridad pública en el municipio de Iguala. Fuentes federales indicaron que son alrededor de 400 efectivos.

El objetivo: contribuir en la búsqueda y localización de los estudiantes.

El Ejército desarmó a los policías municipales, en tanto se les aplican exámenes de control de confianza; también se les enviará a capacitación a la sexta región militar en Mazaquiahuac en Tlaxcala. La PGR investigará si las armas de cargo no están relacionadas con delitos.

El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, pidió a los embajadores y cónsules que den a conocer y hagan eco el compromiso hecho el presidente Peña Nieto en el caso de Iguala, referente a que en este país no cabe, frente a estos hechos de violencia, algún resquicio para la impunidad. “Le hemos pedido a embajadores y cónsules lo den a conocer con toda claridad frente al mundo”, dijo.

// El Universal
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web