La Carpeta:
1 de 10
 
Para el empresario y político tijuanense David Saúl Guakil, los gobiernos de amigos tienden al fracaso, por ello las administraciones públicas locales tienen que ser profesionales.
Staff
enero 11, 2016, 10:07 am

Saul Guakil

Para el empresario y político tijuanense David Saúl Guakil, los gobiernos de amigos tienden al fracaso, por ello las administraciones públicas locales tienen que ser profesionales.

“El gobierno tiene que ser un gobierno de profesionales, hasta para limpiar las ventanas tiene que ser un profesional”, asegura el entrevista con EL UNIVERSAL el aspirante del PRI al municipio de Tijuana.

En septiembre pasado, Guakil renunció como delegado de la Secretaría de la Economía en la entidad, para buscar la candidatura del PRI de Tijuana, y aunque las encuestas lo perfilan a la cabeza de las preferencias electorales entre los tijuanenses, él dice que no se confía, que su proyecto está basado tanto en el trabajo como en su vida empresarial.

Saúl Guakil es un “chilango” que a los seis años emigró con su familia a la ciudad fronteriza, en busca de mejores oportunidades de vida, y que en la venta de ropa encontró la ruta para convertirse en uno de los empresarios más exitosos de la entidad, pues a más de cuatro décadas de distancia, ahora produce su propia marca y ropa deportiva para los Xolos, Tigres, Pumas y accesorios deportivos para Chivas de Guadalajara.

“Cuando mis padres se fueron a Tijuana, en 1969, se fueron a buscar mejores condiciones de vida para la familia, porque se decía que en Tijuana había mejores condiciones de vida, y aprendí de mis padres el comercio.

“El comercio lo tengo en la sangre, y a los 19 años de edad me casé, mi señora tenía 18, y lo único que teníamos que hacer era vender. Vendíamos camisas, vendíamos relojes, vendíamos lo que se vendiera. En ese momento, los tianguis tenían mucho auge porque no existía la mercancía en el interior, iba mucha gente de aquí de México a comprar allá”, señala.

¿Por qué buscar la candidatura de Tijuana?

—Como les digo a los estudiantes, quiero mi experiencia de vida poderla desarrollar dentro del gobierno. Ya lo hice cuando fui secretario de Desarrollo Social, ya lo hice cuando fui delegado de la Secretaría de Economía. Poder ayudar a que alguien pueda poner su negocio, que alguien pueda ser gente productiva para la sociedad es una satisfacción que no tiene valor, eso verdaderamente no tiene valor.

¿Cuál sería su oferta política para los tijuanenses?

—Mi oferta política, no estoy en precampaña, estoy en una aspiración, pero te puedo decir que Tijuana debe ser una ciudad que empuje a los empleados a ser emprendedores; un Tijuana emprendedor era cuando yo tenía 18 años, cuando al que boleaba —tenía amigos (boleros)— le iba bien, al que manejaba un taxi le iba bien, al que vendía en la calle le iba bien, al mesero le iba bien, a todos nos iba bien.

Ese Tijuana que conocí yo es el Tijuana que quiero volver a ver, en el que a todos nos iba bien; era un Tijuana productivo, era un Tijuana que estábamos como la ciudad más visitada del mundo porque teníamos oferta turística. Es una ciudad fronteriza con problemas de migración e inseguridad.

¿Cuáles son los problemas que enfrenta?

—Ha habido cambios. Lo debemos de conocer, y no lo estoy alabando, creo que los tres años que estuvo el que es ahora el secretario de Seguridad Pública, Alberto Capella, hoy comisionado Morelos, cambió las cosas. El general Aponte Apolito, el capitán Julián Leyzaola, militares que llegaron y que verdaderamente cambiaron las cosas, y ahorita yo te puedo decir que no he escuchado en los últimos cuatro años, de un secuestro de un empresario o un secuestro a un comerciante.

Eso nos reconforta porque eso reactiva la actividad turística y al empresario, que en su momento... porque Tijuana tuvo una migración tremenda en 2008, la mayoría de los empresarios huyeron a Estados Unidos, porque secuestraban a dos a la semana.

¿Cuándo comienza el proceso interno dentro del PRI?

—A finales de este mes, creo que la decisión va a estar allá por el 12 de febrero, cuando pensamos va a salir la convocatoria. Es la primera vez que va a haber reelección, es tres más dos.

¿La reelección es un buen estímulo para los alcaldes?

—Estoy de acuerdo, pero también en que los ciudadanos tengan la facultad de revocar el mandato. Porque hay unos alcaldes y unos gobernadores que también son los primeros que se vuelven locos, el poder los vuelve locos. Si no tienes tú las facultades de sacar adelante mi ciudad y no has hecho las cosas bien, también tengo la posibilidad de revocarte. Estoy a favor de la revocación de mandato.

¿Tendría algún inconveniente en hacer pública su declaración patrimonial y su declaración de posibles conflictos de interés?

—Claro que no. Mi declaración patrimonial, y antes que la declaración patrimonial, también todas las declaraciones de impuestos que he tenido desde que tengo uso de razón, para que los tijuanenses vean que mi nivel de vida coincide con lo que yo le he pagado al gobierno. Haría públicas las declaraciones patrimoniales de David Saúl, las de mi señora esposa y las de todos mis hijos.

¿Cree que eso es un reto para la clase política?

—Claro, pero si no tengo cola que me pisen por qué no lo voy a hacer.

En la encuesta de EL UNIVERSAL y una de Mitofsky le dan la delantera, ¿eso qué le implica?

—Somos cuatro o cinco aspirantes, si bien es cierto las encuestas me dan ahorita con 9 y 10 puntos, debemos seguir haciendo la actividad que estoy haciendo como presidente de una fundación y como empresario. Como te decía, cuando uno camina con la seguridad de que puede hacer las cosas bien, no tiene que tener temor, ni en presentar declaraciones patrimoniales ni nada. Todo el mundo sabe quién soy en Tijuana, no puedo ocultar como mucha gente quiere ocultar, porque tiene dinero y anda en un Volkswagen para que nadie lo vaya a ver.

// El Universal