La Carpeta:
1 de 10
 
Los ricos y poderosos de todo el mundo no pagan impuestos, siempre se ha sabido. Nada menos que Suiza, ese país debe su fama a que es el lavadero y custodia más grande de dinero mal habido.
Carlos Chavarria
noviembre 13, 2017, 7:17 am

Ahí viene  el escándalo otra vez, ahora se llaman Paradise Papers. Es una serie de documentos donde se muestran transacciones de diversas compañías creadas para evadir impuestos, que en realidad existen desde los Médicis.

Los ricos y poderosos de todo el mundo no pagan impuestos, siempre se ha sabido. Nada menos que Suiza, ese país debe su fama a que es el lavadero y custodia más grande de dinero mal habido.

En los bancos suizos depositan dinero desde  narcos, piratas, políticos, empresarios, etc., etc., eso sí, todo dentro de la ley.

El mecanismo es simple. Se crean múltiples empresas en diferentes lugares y países del mundo que ahora les llaman paraísos fiscales, si es una isla desierta mejor, meten las acciones de esas empresas en “Trusts o Fideicomisos” y asunto arreglado, usted ya no pagara impuestos en ninguna parte. Mención aparte de que su capital ya no estará sujeto al escrutinio de nadie.

El dinero por otro lado, no está en esas “islas”, está en los bancos  más prestigiados  en países del Grupo de los 8.

Aun recuerdo que Onassis, aquel famoso miembro del jet set  que transportaba petróleo, vivía en un buque de bandera Liberiana, él y sus negocios, además tenía su isla, Scorpio, su propio país, su propio paraíso, para evitar el pago de impuestos y se murió sin pagarlos.

Desde que los monjes vueltos en caballeros templarios (Fulcanelli) se convirtieron en los líderes del movimiento de capitales en la Edad Media, seguir la huella del oro es un asunto hermético que con cierta periodicidad estalla.

Los poderosos usan esos mecanismos por alguna combinación de las siguientes razones:

a.     El evidente objetivo de eludir los impuestos, y/o,

b.    Porque el dinero es sucio de alguna manera, políticos por ejemplo, y/o,

c.     Salvar su dinero de los vaivenes políticos de sus países de origen, recordemos los “mex-dolares” en la epoca de Echeverría, y/o,

d.    Esquivar lo que no es “poliíicamente correcto”, como es el caso de la Reina Isabel, y/o,

e.    Engañar a “alguien”.

Todo es el juego político y la doble moral capitalista. Ninguna empresa paga impuestos, los impuestos lo paga la gente y están incluidos  en el  precio de cada producto, pero para mantener la paz y hacer como que pagan se hacen leyes que resultan fáciles de eludir y diferentes mecanismos para esconder el dinero.

Las tensiones a las que se estan enfrentando todos los gobiernos y políticos del mundo se ven multiplicadas con las “oportunas”  revelaciones  de estos Paradise Papers.

Trump espera bajar los impuestos de los mas pudientes y las “off shore” demuestran lo que hacen los ricos con su dinero, sacarlo de sus países a lugares “más seguros”.

En México hay empresarios de todos tamaños, políticos de  todos los partidos, jugadores de futbol, artistas, líderes obreros, etc., y este “descubrimiento”, que no lo es, refuerza el desencanto con el sistema en lo general.

No se necesita ser un genio para saber cual es el propósito de todo esto. La información revelada es propiedad de los banqueros y de los propios paraísos fiscales involucrados y fueron ellos mismos los que provocaron estas “fugas de datos” ante la amenaza  de una explosión no controlada de acusaciones de complicidad con fondos económicos cuyo origen es a todas luces ilegal, si no es que criminal.

En este momento es seguro que las ratas ya abandonaron el barco y muchos de esos recursos ya se movieron. No en balde en las últimas 2dossemanas el índice Dow Jones ha registrado 14 días de valores records. ¿Por qué el IDJ?, porque las ganancias en bolsa no causan impuestos y el capital se tendrá en continuo movimiento.

El Tesoro norteamericano inundó el mundo con dolares para comprar activos tóxicos derivados de la crisis de 2008 de las hipotecas sub-prime y con ello salvar a los banqueros y a  los ahorradores del mundo de una nueva Gran Depresión como la de 1929.

Ningún medio de comunicación se ha hecho eco de este escándalo, ni en México o en el mundo se han dedicado a confirmar o negar la veracidad de la información, solo le hacen el vacío al asunto. Esperemos que el valor de las monedas en el mundo no se derrumbe ante este abrupto cambio en las corrientes de capital y que el sistema político aguante tal descrédito a pesar del silencio.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web