La Carpeta:
1 de 10
 
Se sabe que varios mandatarios estatales están al servicio del narcotráfico; subordinados a él. Incluso en Colima, ya son dos ex mandatarios locales quienes sufrieron atentados, uno de ellos mortal. De manera que el mando único es más un duelo soterrado para fortalecer a los pequeños virreyes, antes que para erradicar al monstruo del narco en México.
Eloy Garza
enero 21, 2016, 4:57 am

eloy-nuevo

En la más reciente reunión de la Conago, el gobernador Jaime Rodríguez respaldó la figura estatal del mando único y firmó la carta de aceptación para presentar cuanto antes en el Senado una iniciativa de ley al respecto.

Sin embargo, elevar a rango constitucional la figura de policía única, no es una medida correcta en todos los casos. Quizá en vez de dispersar la injerencia del narcotráfico en los mandos policiacos de los más de 2,500 municipios del país, lo que ocurra sea una concentración de los cuerpos de represión en pocas manos.

Los recelos en contra del mando único pueden condensarse en un par de líneas: las corporaciones policíacas municipales están infiltradas por el narcotráfico. Pero nada garantiza que desaparecerlas (como pretendió Calderón en su sexenio) para poner la seguridad en manos de una policía estatal resuelva las cosas como por ensalmo. El crimen organizado está metido no sólo en las corporaciones policiacas sino en todo el aparato público en sus tres órdenes de gobierno. Esto no es un rumor, es un hecho irrebatible.

Ahora, el mando único ha adquirido otra modalidad más negociadora. Se trata de que cada ayuntamiento acepte que las fuerzas estatales tengan preeminencia en el combate al hampa en sus municipios, cuyas corporaciones aportarán equipo y recursos que alimenten este organismo estatal. A veces, los alcaldes aceptan sumarse a regañadientes al proyecto, como sucedió recientemente en Morelos. A veces, lo plantean como exigencia, tal como lo hizo Mauricio Fernández en San Pedro.

Sin embargo, no apacigua los ánimos que los gobernadores se hagan responsables de la seguridad pública de los ciudadanos de su entidad. Se sabe que varios mandatarios estatales están al servicio del narcotráfico; subordinados a él. Incluso en Colima, ya son dos ex mandatarios locales quienes sufrieron atentados, uno de ellos mortal. De manera que el mando único es más un duelo soterrado para fortalecer a los pequeños virreyes, antes que para erradicar al monstruo del narco en México.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web