La Carpeta:
1 de 10
 
En términos de percepción, Zavala no debe ser una opción sino la opción. Morena y el PRI son excluyentes, también lo ha sido el Frente Ciudadano por México. Por eso un nuevo Frente, amplio, incluyente, transparente, público, ciudadano. ¿Para qué?
Jose Jaime Ruiz
octubre 10, 2017, 5:21 am

Es el momentum de Margarita Zavala. Tiene que aprovecharlo. La táctica funcionó, pero hay que pensar en la estrategia. El presidente del PAN, Ricardo Anaya Cortés, al tronar dentro del partido a Margarita, se tronó a sí mismo, fuera y dentro del partido. Ricardo extravió el liderazgo interno y perdió la candidatura presidencial. Anaya es prescindible. Margarita, por su parte, salió fortalecida dentro del partido y hacia fuera.

El Frente de Ricardo, Dante Delgado y Alejandra Barrales, ya está superado, no es opción, pero hay que trascenderlo en otro Frente. Por eso Margarita debe de trazar la estrategia, propugnar por la inclusión, la apertura, la pluralidad y la competencia pública a partir de una consulta amplia, no de encuestas, para ver quién es o quiénes son los candidatos o candidatas mejor posicionados desde la “independencia” y desde el Frente.

Hacia dentro del PAN, Margarita tiene el apoyo de exgobernadores, gobernadores, de dirigentes y de miembros. Todos esos panistas votarán por ella y dado que Ricardo –si acaso llega a ser contendiente–, no tiene ninguna oportunidad de ganarle a Andrés Manuel López Obrador, el voto azul se trasvasará a Margarita Zavala. Entre Margarita y Andrés Manuel, los panistas tendrán que darle el voto útil a Zavala. Margarita ya se apropió del voto del PAN para el 2018.

Afuera es lo que importa. Como independiente, Margarita no puede quedarse sólo con el Frente, también tiene que trascenderlo, liderar desde ahora, ser propositiva e incluyente. Escribe Héctor Aguilar Camín en Milenio: “El método de elección de candidatos del frente tendría que ser, más que nunca, incluyente y público. Debería abrir la baraja a una competencia real, por ejemplo a candidatos independientes, entre los que pudiera contarse, por qué no, la propia Margarita Zavala”.

Para Margarita el asunto es al revés de lo que plantea Aguilar Camín. El Frente, disminuido demográficamente en intención de voto por la salida de Zavala del PAN, no sería quien ejerciera el liderazgo, sino Margarita, la mejor posicionada electoralmente. Así, en la estrategia, Margarita puede convocar desde las redes sociales a los “independientes” (Jaime Rodríguez Calderón, Pedro Ferriz, Armando Ríos Piter) y al candidato del Frente (Anaya, Rafael Moreno Valle o hasta Miguel Mancera, si acaso sobrevive al posterremoto) a una elección pública y que de ahí salga quien encabece la candidatura a la Presidencia.

Jorge Castañeda abre la posibilidad de que Ricardo decline la candidatura del Frente “y apoyar a una opción no partidista. Hay varias…”. Este escenario también le conviene a Margarita si los “frentistas” realmente se trasmutan en opción ciudadana, no partidista. Todos en el mismo saco y, obvio, sea cual sea el candidato del Frente, Margarita también le ganaría esas “primarias”.

Ante la parálisis y el vacío de liderazgos, Margarita tiene que aprovechar, ser incluyente y propositiva para trazar la estrategia. Convocar a esas primarias a todos los candidatos, menos a López Obrador, por supuesto, y al cada vez más lejano candidato del presidente Enrique Peña Nieto. Para avanzar, Margarita requiere crear una tercera vía incluyente.

¿De qué se trata? De ejercer el liderazgo. De reuniones aquí y allá. De sentarse públicamente con Dante y con Alejandra. Con Ricardo Monreal. Con Juan Ramón de la Fuente y Enrique Krauze. Con los rectores de las universidades del país. Con Manlio Fabio Beltrones y otros priistas. Con los empresarios con los cuales “podría trabajar AMLO”, ya mencionados en su entrevista con el Reforma. Sumar la izquierda y trazar un programa de gobierno.

Margarita puede pasar de la credibilidad (su táctica de salida del PAN) a la legitimidad (la estrategia de cambio de gobierno). Superar la partidocracia del Frente para construir una candidatura ciudadana. Para ejercer el liderazgo, Margarita debe buscar los liderazgos del país. No se trata de la contingencia del Frente de la partidocracia, se trata de la estructuración de un Frente Ciudadano Independiente que asuma a los partidos y los integre.

En términos de percepción, Zavala no debe ser una opción sino la opción. Morena y el PRI son excluyentes, también lo ha sido el Frente Ciudadano por México. Por eso un nuevo Frente, amplio, incluyente, transparente, público, ciudadano. ¿Para qué? Para crear las estructuras del Día D. ¿Para qué? Para un gobierno de coalición.

 
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web