La Carpeta:
1 de 10
 
Miente Juan Ernesto Sandoval cuando dice que el Instituto de Control Vehicular ha suspendido la licencia a 42 mil 299 automovilistas por conducir en estado de ebriedad, ya sea que lo haya hecho por primera vez o que hayan reincidido.
Francisco Tijerina
octubre 29, 2014, 7:40 am

PacoTijerinaok

“El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera”. // Alexander Pope

Miente Juan Ernesto Sandoval cuando dice que el Instituto de Control Vehicular ha suspendido la licencia a 42 mil 299 automovilistas por conducir en estado de ebriedad, ya sea que lo haya hecho por primera vez o que hayan reincidido.

El director del organismo miente sin pudor ni recato, con una absoluta desvergüenza, porque no existe parámetro legal que le permita suspender la licencia de ningún conductor, toda vez que las modificaciones a la ley propuestas recientemente no han sido publicadas aún y que, además, los Reglamentos de Tránsito Municipales no están homologados.

Sandoval miente descaradamente y cuando cree que nos ve la cara de tontos, se hace tonto a si mismo, porque lo único que consigue es exhibirse como un funcionario que desconoce la ley.

Además termina por danos la razón. Hace más de 15 años propusimos al Gobierno del Estado un sistema para crear el Récord del Conductor, un sistema para multar a los conductores y no a las placas de los vehículos.

Al sostener ayer una reunión con los titulares de Vialidad y Tránsito de los Municipios, algunos señalaron que registran dificultades para suspender una licencia de inmediato, pues tienen que trasladarse al Pabellón Ciudadano para notificar sobre las suspensiones. Hace 15 años les dijimos qué hacer y cómo hacerlo y, lo mejor, sin costo para el Estado, pero parece que en esta materia el tiempo se ha detenido. Ya entiendo el por qué les robaron miles de placas y no se dieron cuenta.

Sandoval es como el tonto con iniciativa, el que nadie ocupa pero que se apunta solo, porque no tenía ninguna necesidad de abordar el tema y él solito fue a meterse al berenjenal y por si fuera poco no se conformó con mentir, sino que al declararlo lo hizo violando la ley.

¿Puede Juan Ernesto Sandoval dar a conocer los nombres de los 42 mil 299 conductores cuya licencia de conducir está suspendida? A final de cuentas se trata de información pública, pero el argumento bajo el cual presuntamente se les suspendió carece de cualquier sustento jurídico.

Es el clásico ejemplo de un político que quiso pasar a la historia como un eficiente funcionario y lo único que consiguió fue exhibirse como un mentiroso oportunista.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web