La Carpeta:
1 de 10
 
Porque una vez que empiece la caída de la bola de nieve, nada la detendrá y el principal afectado será precisamente el propio gobernador.
Francisco Tijerina
enero 14, 2016, 5:32 am

pacot-nuevo

“Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo...” // Octavio Paz

Tengo miedo de volver a vivir ese miedo que tuvimos todos hace poco menos de seis años cuando el más álgido momento de la inseguridad se apoderó de toda una comunidad y nos secuestró, nos obligó a enclaustrarnos, se robó nuestras calles y avenidas, la noche y muchas cosas más.

Tengo miedo de que inconsciente, o más grave aun conscientemente, se esté creando un ambiente de psicosis de manera artificial con algún oscuro propósito.

Recuperarnos de aquella crisis colectiva y de la percepción que se generó a nivel nacional e internacional costó un enorme esfuerzo, ¿estamos en realidad ante una escalada de violencia o son hechos concurrentes sin relación entre ellos?

Duelen las muertes de los siete jóvenes del fin de semana en Santa Catarina, pero me pregunto, ¿por qué cuando asesinaron a diez personas en García no se especuló con el retorno de la narcoviolencia, por qué no lo colocaron como el tema más importante de la agenda?

Voy de acuerdo con que Mauricio Fernández es bastante acertado en sus comentarios sobre temas de seguridad, pero también es necesario decir que en el fino hilo en el que el alcalde bordea estos temas (no asegura, anticipa, avanza, pone en la mesa), hay que tomar con ciertas reservas algunas de sus aseveraciones, de tal suerte que los sucesos recientes no necesariamente son vinculantes.

Mucho más que dejar de ver ejecuciones a cualquier hora del día y de sorprendernos con cadáveres colgados en puentes o con narcomensajes, lo más caro de la escalada de violencia de hace algunos años y que más trabajo costó revertir fue el devolver la confianza, la paz y la tranquilidad a los ciudadanos y el quitarnos el estigma que nos pusieron a nivel nacional e internacional.

De ahí lo delicado de este asunto ya que las repercusiones de una histeria colectiva no se detienen de un día para otro y los daños son cuantiosos.

Si alguien, no necesariamente en el gobierno, quiere crear un escenario ficticio para hacer ver al gobernador en el papel de sheriff justiciero que tuvo en sus tiempos de alcalde, está jugando con fuego. Entonces deberíamos esperar del gobernador y su equipo de colaboradores una de dos: o se sube al tren y nos comparte la verdad de las cosas en los términos reales en que se encuentran, guardando la secrecía de las investigaciones, o lanza un mensaje tranquilizador que calme los ánimos.

Porque una vez que empiece la caída de la bola de nieve, nada la detendrá y el principal afectado será precisamente el propio gobernador.

Tengo miedo de volver a tener miedo.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web