La Carpeta:
1 de 10
 
Kate del Castillo, quien está siendo investigada tanto por autoridades mexicanas como de Estados Unidos, no perdería su nacionalidad estadounidense, adquirida el 28 de septiembre pasado, tres días después de haber intercambiado mensajes con “El Chapo”.
Staff
enero 22, 2016, 6:23 am

tequilera

Kate del Castillo, quien está siendo investigada tanto por autoridades mexicanas como de Estados Unidos, para determinar si ella o sus empresas incurrieron en algún delito tras conocerse su nexo con Joaquín Guzmán Loera, no perdería su nacionalidad estadounidense, adquirida el 28 de septiembre pasado, tres días después de haber intercambiado mensajes con “El Chapo” y más de un año de haber establecido contacto con los abogados del narcotraficante.

El abogado experto en derecho migratorio, Enrique Arévalo, negó que la situación por la que atraviesa actualmente la actriz mexicana ponga en riesgo su reciente naturalización.

“La nacionalidad estadounidense no se puede perder cuando se obtiene por medio del proceso de naturalización, a menos de que ella haya cometido fraude en el sentido de decir: ‘Yo no tengo ningún récord policial’ y se compruebe que sí lo tuvo, es decir, que mintió; la otra razón por la que te la pueden quitar es cuando en tiempos de guerra ella coopere con el enemigo, es decir, traición a la patria”, explicó en entrevista con EL UNIVERSAL.

En los mensajes que Del Castillo intercambia con “El Chapo”, hablan de realizar una película y del tequila Honor que lanzó el año pasado y cuya empresa abrió en Delawere, California.

Arévalo comentó que en caso de comprobarse que la protagonista de “La reina del sur” hizo negocios con el narcotráfico en el país vecino, entonces sería juzgada en aquel país como ciudadana estadounidense.

“Si estuviera implicada en problemas de lavado de dinero, lo cual es un delito federal, tendría que hacerse un juicio; lógicamente tendría que haber un encausamiento y todas las bases legales para llevar a cabo ese proceso. Pero no se le quitaría la nacionalidad porque ella cometió un delito, iría a la cárcel (según sea el caso)”.

El trámite para solicitar la nacionalización, señaló el abogado, tarda entre cuatro y seis meses, por lo que Kate debió haberlo realizado durante 2015.

“Ella tuvo que haber tenido residencia legal permanente por cinco años en Estados Unidos, si es que siguió esa vía; también pudo haber hecho la solicitud porque su familia (padre o abuelo) fueran estadounidenses. En el primer caso, en la solicitud les preguntan si alguna vez ha sido arrestada y las autoridades verifican la información que proporcionas”.

Sobre el juramento que hace cada nuevo ciudadano al momento de recibir su nacionalidad, refirió que el compromiso es ser fiel a los intereses de la constitución de ese país y respetarla.

// El Universal