La Carpeta:
1 de 10
 
A casi un mes de la masacre de la colonia Narvarte, donde fueran asesinados la activista social Nadia Dominique Vera Pérez, el fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, Olivia Alejandra Negrete Avilés, Yesenia Atziri Quiroz Alfaro y la colombiana Milé Virginia Martín, la defensa de la primera de las víctimas revela que se han encontrado inconsistencias en la investigación.
Staff
agosto 26, 2015, 7:13 am

Narvarte

A casi un mes de la masacre de la colonia Narvarte, donde fueran asesinados la activista social Nadia Dominique Vera Pérez, el fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, Olivia Alejandra Negrete Avilés, Yesenia Atziri Quiroz Alfaro y la colombiana Milé Virginia Martín, la defensa de la primera de las víctimas revela que se han encontrado inconsistencias en la investigación.

Desmintiendo la declaración del único imputado en este caso, Daniel Pacheco Gutiérrez —quien actualmente sigue en proceso penal por este multihomicidio— , así como la versión que quiere sostener la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), la abogada Karla Michele, representante de Nadia Vera asegura que según el expediente del caso, y con base en las pruebas periciales que se aplicaron a los cuerpos, no se encontró evidencia física o pruebas científicas que aseguren que Yesenia, Mile Virginia mantuvieran relaciones sexuales con Daniel Pacheco y los dos cómplices quienes actualmente son buscados por las autoridades.

Detalla que la evidencia muestra que no hubo fluido, semen, saliva o incluso residuos de lubricante o látex, indicios que los cuerpos guardan cuando hay sexo consensuado o incluso forzado.

De igual manera, la abogada explica en entrevista con EL UNIVERSAL que los exámenes toxicológicos que se aplicaron a los cuerpos de Milé, Yesenia y Olivia resultaron negativos en el consumo de cualquier sustancia tóxica, es decir, las víctimas tampoco consumieron drogas, versión que ha sostenido la PGJDF y que coincide con la declaración de Daniel Pacheco.

Debido a que la litigante tiene acceso al expediente del caso revela que incluso en la habitación sólo se encontraron dos gramos de cocaína y dos “tachas”, lo que desmiente la también versión de la PGJDF de que en este lugar habían “30 grapas” de cocaína.

“La declaración de Daniel Pacheco contradice la evidencia física encontrada en los cuerpos de las víctimas; no hay pruebas que demuestren que Milé y Yesenia hayan tenido sexo consensuado con los supuestos agresores; no se ha encontrado nada, también en los exámenes toxicológicos que les aplicaron salieron negativos”.

“No le podemos creer a la Procuraduría o al imputado sin que haya algo que lo sustente, no hay nada; hay que recordar que él refiere que fue torturado, pero del expediente, de la base científica y diligencias que han hecho no se desprende que las víctimas tengan evidencia de alguna relación sexual”, detalla la abogada.

Por esta situación la defensa exige que el crimen sea aclarado de manera científica, con detalles y reconstrucción de hechos, elementos que ya han sido solicitados por los familiares de las víctimas, sin embargo la Procuraduría Capitalina no ha querido realizar sin argumentar el porqué.

“La Procuraduría ha ido encaminando todo hacia esta línea de investigación, que el departamento era una casa de citas, que hubo drogas, pero la verdad es que no se ha comprobado nada, hemos pedido que nos detallen cómo es que en 40 minutos asesinaron a cinco personas, tuvieron sexo con dos y nadie se dio cuenta”.

Sobre el imputado Daniel Pacheco y su declaración, la defensa asegura que analizaran a detalle todas las palabras vertidas por este hombre, pues hasta el momento no ha confesado ni un solo crimen, solo el hecho que estuvo en el departamento con muchas inconsistencias en tiempo y forma, por lo que no descartan que sea un “chivo expiatorio” para disminuir la presión por este caso.

// El Universal
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web