La Carpeta:
1 de 10
 
Ésta es la tercera sede que se edifica en México; hay una en Chiapas y otra en la Ciudad de México, dice el imam, quien encabeza a un grupo de creyentes musulmanes que promueven en Mérida —y en breve lo harán en todo el estado— que el Islam es “un jardín de sabiduría y de paz”.
Staff
enero 29, 2016, 6:53 am

comunidadmusulmana-int

La tercera mezquita de musulmanes en México se estableció en esta ciudad en 2015 y busca no sólo captar nuevos creyentes del Sagrado Corán y Alá, sino derrumbar la creencia de que son gente violenta, terroristas u “hombres bomba”. “Es mínimo el porcentaje —2%— de la gente que se declara musulmana pero que mal interpreta su creencia en Dios y practica el odio y la ofensa hacia los demás”, comenta el imam (sacerdote o guía espiritual) de la Comunidad Musulmana Ahmadía de esta ciudad, Noman Rana.

Ésta es la tercera sede que se edifica en México; hay una en Chiapas y otra en la Ciudad de México, dice el imam, quien encabeza a un grupo de creyentes musulmanes que promueven en Mérida —y en breve lo harán en todo el estado— que el Islam es “un jardín de sabiduría y de paz”.

En su edificio, ubicado en el centro de Mérida, platica que llegó a la capital yucateca procedente de Canadá. Señala que es de Pakistán, al igual que su esposa y sus dos pequeños hijos, y que tienen como propósito aclarar en esta región que no “somos hombres bomba, ni estamos buscando agredir a nadie, por el contrario somos gente que tiene fe en su Dios y que practica lo que él pide; la paz en el mundo”.

Noman Rana señala que toda la semana tienen actividades; los viernes realizan la ceremonia principal y los domingos se reúnen en una junta denominada “café, pastel e Islam”.

En la mezquita hay un espacio sagrado que es donde oran y al que no se puede entrar si no es descalzo y creyendo en la fe de su Dios.

Otros días, distribuyen volantes para invitar a los yucatecos a sumarse a su religión y para informar del Corán y de la religión musulmana.

“Los creyentes llevan una vida normal, algunos son empleados en comercios de la ciudad, otros profesionistas, otros más estudiantes”, platica y enfatiza, “no venimos agredir a nadie y tampoco queremos que nos persigan o agredan; queremos la paz, queremos hacer amigos”.

Acompañado de su esposa e hijos, el imam inicia la plática ante los suyos. Habla más de 40 minutos en árabe y en español. Durante ese tiempo plantea la necesidad de ser productivos, de demostrar la fe y creencia en Dios practicando sus postulados, cuidando a la humanidad.

“Quien piensa y promueve la violencia ignora lo que es el Islam y lo que dice el fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Hadhrat Mirza Ghulam Ahmad de Qadian”, señala.

Los musulmanes establecidos en Yucatán también promueven su religión en dos estaciones radiofónicas.

Presume que tienen unos 60 miembros que participan en la comunidad musulmana de Mérida.

-Cambio de amor.

Trabajan en promover su fe, incluso establecieron un módulo durante la pasada Feria anual de Xmatkuil (comisaría de Mérida) para difundir sus ideas.

“Nosotros creemos que todo lo que es la religión islámica viene y sale de este concepto de la unicidad de Dios. Creemos en la veracidad de todos los profetas de Dios en el mundo.

“Como Dios ha hecho el sol, que está brillando sobre toda la humanidad, hasta incluyendo los ateos que no creen en Dios. Dios no está distinguiendo entre ninguna de sus criaturas en lo que es su clemencia, su misericordia, su don. Él está dando a todos lo que necesitan para su vida física”.

Añade que el Islam señala que todos necesitan tener como guía a Dios para vivir en y con paz.

Deja en claro que no tienen deseos de conquistar ninguna tierra. “No tenemos, como una obligación espiritual, fondos que lleguen a nosotros de ningún gobierno, grupo o interés. Todo es financiado por donaciones de los miembros de la comunidad”.

Reconoce que aún no tienen el registro como asociación religiosa.

—¿Qué esperan con sus promociones, competir con otras religiones?

“No. No venimos a competir con nadie. Esto no es un negocio, es la palabra de Dios la que difundimos y la creencia en la paz en el Mundo”.

¿No han sido agredidos o rechazados por los atentados en Francia?

“Afortunadamente aquí no hemos tenido problema, pero sí estamos diciendo a todos que los musulmanes no somos violentos ni somos promotores del terrorismo”.

Los creyentes de Alá establecidos en Yucatán esperan participar en ayuda a los gobiernos estatal y municipal en cuestiones de apoyo a la comunidad, instalaciones de agua potable, enseñanzas y hasta donación de sangre.

En los próximos días iniciarán una campaña de donación altruistra de sangre ya que su creencia les indica que apoyando de esa manera a otras personas se promueve la vida y la sana convivencia.

Los musulmanes establecidos en Yucatán se han adaptado rápidamente a la vida de la ciudad y algunas costumbres locales.

Rana considera a México un país estable y creciente y que nada los haría sentir mejor que irse expandiendo.

“Ya tenemos tres mezquitas, pero queremos estar en todos los estados, en toda la República Mexicana”, apunta el imam con alegría.

// El Universal