La Carpeta:
1 de 10
 
Hoy volverán las filas, el congestionamiento, las prepotentes madres que se sienten con el derecho de detener el tráfico para dejar a sus niños en segunda y hasta tercera fila.
Francisco Tijerina
agosto 24, 2015, 5:54 am

PacoTijerinaok

“Serenidad y paciencia”. // Kalimán

Concluidas las vacaciones veraniegas la ciudad retomará otra vez su ritmo habitual; a partir de hoy las calles se inundarán de padres presurosos por dejar o recoger a sus críos y la complicada vialidad metropolitana se volverá un absoluto caos.

A lo anterior se suman las obras en proceso, las nuevas desviaciones en Colón y Félix U. Gómez, los baches que por ahí quedan, los tráileres, las rutas urbanas, los taxis y el egoísmo citadino en el que cada conductor busca imponerse a los demás al precio que sea con tal de salirse con la suya.

Hace pocos días me tocó toparme con una camioneta descompuesta en el carril derecho de la rampa que conecta Constitución con Gonzalitos; en plena curva la camioneta estaba detenida y aquello era un caos. Cuando la lógica indicaba que los propios conductores se organizaran alternándose el paso, nadie lo hacía y apenas uno del carril bloqueado podía pasar, los demás le seguían como ráfagas, bloqueando a sus vecinos.

Hoy volverán las filas, el congestionamiento, las prepotentes madres que se sienten con el derecho de detener el tráfico para dejar a sus niños en segunda y hasta tercera fila.

La inutilidad de las autoridades encargadas del ramo es más que manifiesta, como sucede con los inconscientes choferes de las unidades de transporte escolar que creen que en lugar de niños transportan ganado.

La única y mejor recomendación que podemos darles y al mismo tiempo darnos, es recordar las sabias palabras que Kalimán le decía con frecuencia a Solín: “Serenidad y paciencia”.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web