La Carpeta:
1 de 10
 
A pesar de los avances sanitarios en la última década, los servicios en México enfrentan todavía desafíos importantes en la materia, de acuerdo al Segundo Estudio sobre el Sistema Mexicano de Salud, elaborado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).
Staff
enero 7, 2016, 8:51 am

salud-int

A pesar de los avances sanitarios en la última década, los servicios en México enfrentan todavía desafíos importantes en la materia, de acuerdo al Segundo Estudio sobre el Sistema Mexicano de Salud, elaborado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

El reporte advierte que el gasto en salud de los mexicanos es uno de los más elevados de los países miembros de la OCDE, lo cual indica que todavía se está lejos de alcanzar una cobertura efectiva y de servicios de alta calidad. Frente a este escenario, el informe señala que México necesita construir un sistema de salud más equitativo, eficiente y sostenible.

La OCDE recomendó llevar a cabo una reforma ambiciosa en materia de salud, de lo contrario corre el riesgo de mantener un sistema de salud fragmentado, con inequidades en el acceso y la calidad.

En su diagnóstico, dicho estudio revela que el problema más importante es que el Sistema de Salud de México continúa como un conjunto de subsistemas distintos, cada uno con diferentes niveles de atención, dirigido a diferentes grupos, con precios y resultados diferentes. La afiliación a un subsistema, no está determinada por la necesidad, sino por el empleo de la persona.

“Cada año, alrededor de una tercera parte de los afiliados al IMSS y al ISSSTE se ven obligados a cambiar de proveedor, de institución y de doctor, sencillamente porque su empleo cambió. Esta situación afecta la continuidad del cuidado médico, que es especialmente importante para personas con enfermedades crónicas como diabetes. También genera un desperdicio de recursos. En pocas palabras, con la estructura actual del sistema mexicano no se logra una buena relación calidad-precio”, afirmó José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, quien presentó los resultados de dicho estudio.

En el diagnóstico de este reporte, indica que existen muchas ineficiencias en el sistema. “Millones de mexicanos pertenecen a más de un esquema de aseguramiento y muchos millones más, parecerían no saber si estaban protegidos por un sistema de salud público cuando fueron encuestados”, expone.

También advierte que otro problema detectado en el sistema mexicano es la proporción del presupuesto nacional en gasto administrativo, cercano a 10%, la más alta de la OCDE.

Una medida que José Ángel Gurría destacó este miércoles en la presentación de su informe fue la del cobro de impuestos a las bebidas endulcolorantes.

Al respecto Mercedes Juan López, secretaria de Salud, dijo que se ha avanzado en materia de salud, “pero no como quisiéramos en la integración de los servicios de salud”.

Mencionó que realizarán convenios entre las diversas instituciones de salud, con quienes ya se realizan para algunos temas.

// El Universal