La Carpeta:
1 de 10
 
El peso puede ser una de las monedas que mayor apreciación registre ante al dólar una vez que se disipen factores como el petróleo y la normalización de la política monetaria en Estados Unidos, coincidieron analistas.
Staff
enero 29, 2016, 6:53 am

El peso puede ser una de las monedas que mayor apreciación registre ante al dólar una vez que se disipen factores como el petróleo y la normalización de la política monetaria en Estados Unidos, coincidieron analistas.

De acuerdo con los especialistas, la fortaleza de la moneda nacional puede suceder a partir de la segunda mitad del año, lo cual va a depender del comportamiento de los mercados financieros internacionales.

“En el primer semestre de 2016 el peso va atravesar por una gran volatilidad debido a factores que le causan fricción como es la caída del petróleo y la incertidumbre del incremento de las tasas de interés tanto en Banxico como en la Fed; sin embargo, puede ser que en el segundo semestre haya mayor certidumbre y así haber una apreciación”, dijo Dolores Ramón Correa, analista de banco Ve por Más.

“Esto va a depender de lo que suceda en los mercados financieros internacionales. Los niveles actuales del peso son de una subvaluación importante, lo que quiere decir que no corresponden a los fundamentos macroeconómicos de México. Si tomamos en cuenta esto, el peso debe estar en niveles más abajo de los que estamos viendo” , comentó Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

Opinó que el problema es que el peso responde a un entorno global complicado en el cual diversos eventos han generado mucha inquietud, entre ellos la desaceleración de la economía china, que afecta la perspectiva de los mercados emergentes, el proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos, la baja de precios del petróleo, que para México es importante en términos del impacto que pueda tener en las finanzas públicas, no en este año, pero si para 2017.

Precios del petróleo, un factor. El economista en jefe de Deutsche Bank, Alexis Milo, dijo que pueden darse varios factores, como que el precio del petróleo se recupere y deje de ejercer presión sobre el tipo de cambio, o que los mercados dejen de sobrerreaccionar negativamente ante las bajas cotizaciones del crudo.

El especialista consideró que el peso puede ser una de las monedas que más se aprecien frente al dólar, debido a que los elementos están puestos para eso. “No olvidemos que México, conforme se vaya desarrollando el año, va a representar una historia cada vez mejor en términos comparativos, es decir, la economía mexicana se espera que crezca 2.5% este año, tasa superior a la baja de 0.3% estimada por el FMI para América Latina”.

Las condiciones macroeconómicas y la estabilidad de las variables financieras hacen a México uno de los países más atractivos comparado con otros emergentes. “Si tenemos un entorno externo más positivo y favorable, los inversionistas extranjeros voltearán a ver con buenos ojos a México, y es en ese contexto que el peso se puede diferenciar y tener un mejor desempeño”, comentó Juan Carlos Alderete, subdirector de estrategia de tipo de cambio de Banorte-Ixe

Entre los factores que pueden favorecer el fortalecimiento del peso frente al dólar es que la normalización de tasas en Estados Unidos sea más gradual y un mejor desempeño de los precios del petróleo hacia la segunda mitad del año, opinó Alderete

Los analistas coinciden en que la continuidad del programa de subastas hasta marzo próximo es una medida adecuada para inyectar liquidez al mercado y evitar una reducción acelerada de las reservas internacionales. El mercado esperaba que se aumentara el monto de subasta con depreciación de 1.5%, por lo que reaccionó de forma levemente negativa.

“La volatilidad es sinónimo de incertidumbre e inquietud y no se va a resolver en breve. Así, aunque hay razones para pensar que el peso debe volver a niveles más abajo, depende de que las condiciones en los mercados mejoren”, concluyó Correa.

// El Universal