La Carpeta:
1 de 10
 
El consenso entre funcionarios, empresarios y analistas dice que la mala situación económico-financiera con que arrancó 2016 es consecuencia de la volatilidad externa y que no es atribuible al desempeño económico interno.
Raul Rodriguez Cortes
enero 25, 2016, 8:45 am

No obstante la recaptura de “El Chapo” el 8 de enero pasado, el inicio de año ha sido funesto para el gobierno de Peña Nieto. Nada más cuéntele: el precio del petróleo cayó a niveles no registrados desde hace 14 años, el peso se derrumbó hasta una marca histórica en su cotización con el dólar (hasta 19 nuestros por el billete verde), y su defensa llevó a las reservas en dólares a mayor disminución en poco más de dos décadas; la inversión pública y privada muestran cada vez una mayor debilidad. Por si eso fuera poco, crecen la violencia asociada al crimen organizado, las desapariciones de personas y los hechos de corrupción exonerados aquí, pero retomados por la justicia del exterior (léase el caso del ex presidente del PRI, Humberto Moreira).

El consenso entre funcionarios, empresarios y analistas dice que la mala situación económico-financiera con que arrancó 2016 es consecuencia de la volatilidad externa y que no es atribuible al desempeño económico interno. Reflejamos, pues, las consecuencias del peor mes de enero para las finanzas mundiales de la Gran Depresión económica de 1929, con pérdidas globales calculadas por la calificadora Merril Lynch en 7.8 billones de dólares.

Las crisis que han depreciado recurrentemente a nuestra moneda durante las últimas décadas han sido atribuidas a malas decisiones internas de política económica. De ahí que el gobierno de Peña Nieto se cure en salud al insistir que esta depreciación se origina en el exterior. Para efectos prácticos da lo mismo que el problema venga de afuera o de adentro, pues las consecuencias de la volatilidad se harán evidentes tarde o temprano.

Incluso, en un tono diferente al acostumbrado, el gobernador del Banco de México emitió la semana pasada una señal de alarma en cuanto a efectos severos de la volatilidad financiera internacional en economías emergentes (incluida la nuestra) y de la necesidad de evaluar la aplicación de medidas que llamó “no convencionales”. Explicó que, por lo pronto, fue una sobre reacción del mercado la que tiró al peso y adelantó que el mecanismo de subasta de dólares será evaluado.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, consideró por su parte que la depreciación del peso es transitoria y confirmó un eventual cambio en el mecanismo de subasta. Le tocará a él encabezar hoy o mañana la reunión de la Comisión de Cambios, que preside, donde se tomará una decisión que, por lo demás, ya era momento de tomar, pues la vigencia del actual mecanismo de subasta (colocar 200 millones de dólares si la depreciación de la jornada es de 1% y otros 200 millones de dólares más si rebasa 1.5%) concluye el próximo viernes 29 de enero.

La situación, pues, está difícil y aunque, también de acuerdo con el consenso, la economía mexicana dejó de estar tan petrolizada para transformarse en una más exportadora de bienes y servicio, el impacto de la caída del precio del petróleo tiende (pese a los seguros) a afectar el gasto público y la depreciación del dólar amenaza con el aumento de precios. Por eso no se descarta un nuevo recorte en el gasto público.

Y aún así, la gente sigue votando por el PRI, partido en el gobierno. Colima, con el increíble triunfo electoral de su candidato José Ignacio Peralta mediante una campaña de ataques personales al contrincante panista José Luis Preciado, a quien en un mes le arrebataron la ventaja de diez puntos que traía en las encuestas. Peralta recibió ayer del INE su constancia de mayoría.

Instantáneas. 1. CHILORIO. Este fin de semana el PRI designó a su candidato al gobierno de Sinaloa, Quirino Ordaz. El ungido resultó ser el diputado federal por el Partido Verde y ex asesor financiero de Luis Donaldo Colosio. El comunicado del tricolor que lo esboza, una práctica que no debe perderse de vista todavía, la del apoyo priísta a candidatos “simpatizantes”, no necesariamente militante. Otro de los principales aspirantes, Heriberto Galindo, publicó en su cuenta de Facebook una carta de apoyo, pero uno más, el ex vocero presidencial David López no quedó cómodo, al parecer, con la decisión. Ve muy difícil que con Quirino se pueda ganar a una candidatura tan fuerte como la del independiente y ex panista Manuel Clouthier, el hijo de ‘Maquio’.

2. OAXACA. La designación del candidato del tricolor al gobierno de Oaxaca no deberá pasar de esta semana. Parece no haber duda de que el designado será Alejandro Murat.

t@RaulRodriguezC