La Carpeta:
1 de 10
 
La Casa Blanca se manifestó este martes “preocupada por los reportes” relacionados con la desaparición de 43 estudiantes en el estado de Guerrero, en una muestra del impacto negativo que sigue teniendo un asunto que mantiene en vilo al gobierno de México y conmocionada a la sociedad mexicana.
Staff
octubre 29, 2014, 7:59 am

guerreroprotestafuego-int

La Casa Blanca se manifestó este martes “preocupada por los reportes” relacionados con la desaparición de 43 estudiantes en el estado de Guerrero, en una muestra del impacto negativo que sigue teniendo un asunto que mantiene en vilo al gobierno de México y conmocionada a la sociedad mexicana.

A pregunta expresa durante la habitual conferencia con los medios, el portavoz Josh Earnest expuso la preocupación del gobierno con el caso de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, y se remitió a la postura que el Departamento de Estado fijó desde hace ya casi tres semanas.

“Los reportes de la situación (en el estado de Guerrero) son preocupantes”, se limitó a responder Earnest.

El pasado 7 de octubre, desde el Departamento de Estado, su portavoz Jean Psaki aseguró que el caso de los estudiantes asesinados en Iguala o desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre “es un crimen que demanda una investigación clara y transparente”.

“Los responsables tienen que ser presentados ante la justicia”, subrayó.

El nuevo pronunciamiento de la Casa Blanca se produce en momentos en que la Procuraduría General de la Republica (PGR) realiza pesquisas en el poblado de Puente Río San Juan, en el municipio de Cocula, para corroborar las versiones ofrecidas por cuatro miembros de la organización criminal Guerreros Unidos que fueron detenidos y confesaron haber participado en la privación ilegal de la libertad y desaparición de los estudiantes los días 26 y 27 de septiembre.

Inquietud internacional

El gobierno de Barack Obama no es la primera ocasión que externa sus inquietudes sobre este caso y respecto a las condiciones de seguridad que prevalecen en Guerrero y otras entidades del país.

Desde el 7 de octubre pasado —cuando aún no se conocían todos los detalles de la implicación de autoridades locales, las redes de corrupción y participación del crimen organizado—, la portavoz del Departamento de Estado, Jean Psaki, confirmó que Washington sigue de cerca el caso.

Fue de las primeras reacciones internacionales que desencadenó la desaparición de normalistas, que hoy un mes después de que fueron privados de la libertad, siguen sin ser localizados; aunque ya existen 56 personas detenidas —entre ellas 36 policías— como autores materiales de los hechos, además de cuatro presuntos delincuentes que “operaron la desaparición”.

Desde esa ocasión, Estados Unidos pidió que se realizara una indagatoria “completa y transparente” de los hechos para llevar a los culpables ante la justicia.

En su mensaje, la vocera estadounidense también expuso: “Nuestros pensamientos están con las familias y amigos de los desaparecidos, a los que expresamos nuestras condolencias”, señaló la vocera, quien se mostró confiada de que la investigación que han iniciado las autoridades mexicanas permita esclarecer los hechos.

Otro de los efectos que ha tenido en el exterior el caso de Ayotzinapa, es que el 13 de octubre el Departamento de Estado estadounidense renovó su alerta de viajes —y adelantó cuatro meses su emisión—, para pedir a sus ciudadanos que evitaran cualquier viaje al estado de Guerrero, ante las condiciones de seguridad que se agravaron en todo su territorio.

La indignación y preocupación por este caso en el exterior también se expresó en el Parlamento Europeo, donde la semana pasada los legisladores de los 28 países del bloque condenaron los crímenes cometidos contra los normalistas, y demandaron resultados en la investigación.

Asimismo, los eurodiputados respaldaron al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto en las acciones que ha emprendido para esclarecer este caso y localizar a las víctimas.

// El Universal
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web