La Carpeta:
1 de 10
 
El PRI y Los Pinos calcularon bien. Barrales, Anaya y López Obrador calcularon mal. Sometidos todos a la demagogia, ahora no saben cómo salir de esos escombros. El PRI ya encontró su luz entre las ruinas: la elección de Estado (como sucedió en el Edomex).
Jose Jaime Ruiz
octubre 2, 2017, 5:05 pm

El presidente del nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, asegura que ni Andrés Manuel López Obrador ni Alejandra Barrales ni Ricardo Anaya han pasado de las palabras a los hechos porque no han renunciado al dinero público para ayudar a los damnificados por los terremotos del 7 y del 19 de septiembre.

“Si el PAN, el PRD y Morena prosiguen con su simulación, recibirán del INE 398 mil 799 millones 541 pesos (entre los tres), por lo que resta del año, para destinarlos a sus propios fines, en vez de aportarlo para atender la emergencia que hoy vive México”, precisó en un comunicado.

Subiendo al pódium de las ruinas sísmicas, Enrique se impone la medalla al reiterar que el PRI renunció a 258 millones de pesos a favor de los damnificados y de la reconstrucción: “Esta cifra representa el 100% del financiamiento público ordinario que recibiría el PRI en lo que resta de 2017”. Y prosigue: “Anaya, Barrales y López Obrador se comportan de manera muy distinta: le mienten al pueblo de México, pues no han renunciado al financiamiento público, y ahora es tarde para que devuelvan los recursos que corresponden a octubre”.

¿Por qué Morena, el PAN y el PRD no renuncian a sus prerrogativas? Porque es el financiamiento más fuerte que tienen, ni los empresarios ni el crimen organizado los mantienen. Renunciar a ese financiamiento es un suicidio económico y, por tanto, político. Al contrario, el PRI puede prescindir de sus prerrogativas porque lo respaldan las cajas chicas de los gobiernos federal y estatales, además del uso político-electoral de las secretarías de Estado.

El PRI y Los Pinos calcularon bien. Barrales, Anaya y López Obrador calcularon mal. Sometidos todos a la demagogia, ahora no saben cómo salir de esos escombros. El PRI ya encontró su luz entre las ruinas: la elección de Estado (como sucedió en el Edomex). Desde la corrupción y el tráfico de influencias, los priistas, sin necesidad de demasiada propaganda, usarán los programas sociales y la fuerza mediática para aplastar a sus adversarios.

Por eso Andrés Manuel quiere los recursos en Morena, para también actuar políticamente en su uso discrecional y, obvio, clientelar. Que un comité de “notables” ciudadanos encabece el fideicomiso para los damnificados nada vale, porque no tiene representatividad y, al final de cuentas, nos encontramos de nuevo con el uso privado de los recursos públicos.

El PRI dobló la apuesta, Morena necesita sobrevivir en el clientelismo para reposicionarse con los damnificados y mediáticamente con los ciudadanos del país y el PAN le apuesta a eliminar los gastos de publicidad, no prioritarios, del gobierno federal y utilizarlos en la reconstrucción. En la aritmética por venir, Andrés Manuel, Alejandra y Ricardo requieren sacar la calculadora electoral.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web