La Carpeta:
1 de 10
 
En junio de 1957, Gabriel García Márquez, junto con su amigo el periodista Plinio Apuleyo Mendoza, y la hermana de este, Soledad, realizaron un viaje por los países comunistas del bloque soviético.
Staff
enero 5, 2016, 7:12 pm

En junio de 1957, Gabriel García Márquez, junto con su amigo el periodista Plinio Apuleyo Mendoza, y la hermana de este, Soledad, realizaron un viaje por los países comunistas del bloque soviético.

Ellos eran intelectuales de izquierda y tenían un interés por conocer de cerca las “democracias populares” del Este de Europa. Además, los movía el interés por dos noticias que acontecieron un año previo a su viaje: las primeras denuncias de Kruschev a Stalin y la invasión de Hungría por parte de la URSS.

El portal ABC narra un recuerdo posterior que tuvo Mendoza donde García Márquez, luego de tener una pesadilla, le compartía, sin saberlo, una premonición: “Soñé que el socialismo no funciona”.

Ahora, la casa editorial Random House informó que reeditará el libro "De viaje por Europa del Este", en el que el célebre escritor colombiano relata las vivencias de sus visitas a la RDA, Checoslovaquia, Polonia, la URSS y Hungría, donde buscó ser un testigo objetivo de las injusticias y violencia bajo las que vivía una sociedad gobernada por el comunismo.

García Márquez tardó dos años en publicar las crónicas. Antes de ser convertidas en libro, las publicó en la revista "Cromos", entre julio y noviembre de 1959, en una serie llamada “90 días en la Cortina de Hierro”; aunque los relatos que hablaban de la URSS ya habían aparecido previamente en la venezolana "Momento".

Como dato curioso, los viajes que “Gabo” hizo a Checoslovaquia y Polonia no ocurrieron en el mismo período de “90 días”, en el que visitó la RDA, la URSS y Hungría, sino dos años antes, en un viaje que realizó en solitario por el año de 1955. Sin embargo, el también periodista se las arregló para juntar todos sus viajes en un relato coherente.

En América Latina, el compilado de sus crónicas se conoce como De viaje por los países socialistas, no del Este. García Márquez buscó proteger a sus amigos de cualquier señalamiento y nunca reveló los verdaderos nombres de Plinio Mendoza ni de su hermana Soledad, y en cambio, nombró a sus personajes como “Franco” y “Jaqueline”.

// El Universal