La Carpeta:
1 de 10
 
Una enfermera que atendió a un liberiano que murió de la enfermedad la semana pasada en Dallas, Texas—, colocaba a la primera potencia del mundo en un escenario de guerra asimétrica frente un virus que se ha favorecido por presuntas fallas o incumplimiento del personal médico en el riguroso protocolo de cuidado hospitalario establecido para tratar a los infectados.
Staff
octubre 13, 2014, 7:57 am

ebola-interior

El primer caso de una persona contagiada por el virus de ébola en Estados Unidos — una enfermera que atendió a un liberiano que murió de la enfermedad la semana pasada en Dallas, Texas—, colocaba a la primera potencia del mundo en un escenario de guerra asimétrica frente un virus que se ha favorecido por presuntas fallas o incumplimiento del personal médico en el riguroso protocolo de cuidado hospitalario establecido para tratar a los infectados.

“Todo parece indicar que, en cierto momento, hubo un incumplimiento del protocolo médico en el manejo del paciente”, aseguró el director del Centro para el Control de Enfermedades (CDC), Thomas Frieden, al reconocer que esta víctima es el anticipo de nuevos posibles casos de contagio por el virus de ébola. “Lo hemos dicho anteriormente y lo repito ahora. Es posible que tengamos nuevos casos de contagio”, dijo Frieden al asegurar que las autoridades sanitarias de Dallas, Texas y del CDC mantienen bajo vigilancia a 48 personas que pudieron haber entrado en contacto directo con Thomas Eric Duncan, el primer infectado de ébola que murió el pasado día 8.

Durante una rueda de prensa, realizada después de una frenética lucha contra reloj en la ciudad de Dallas, Texas, para aislar a la primera persona contagiada de ébola en Estados Unidos, una enfermera que tuvo contacto directo con el primer paciente infectado entre el 28 de septiembre y el 8 de octubre pasados, los responsables del CDC intentaban explicarse las razones o motivos detrás de este segundo caso.

“No sabemos exactamente qué es lo que pasó. Es muy preocupante. La paciente no recuerda dónde pudo haberse producido el fallo. Nosotros sospechamos que el incumplimiento del protocolo pudo producirse durante las fases de diálisis o de respiración asistida”, aseguró Frieden al reconocer que los especialistas del CDC no saben exactamente en qué momento se produjo el contagio.

Dos elementos llamaron la atención de los médicos y especialistas que tienen la vista puesta en el Hospital Presbiteriano de Dallas, considerado hoy como la zona cero de infección por el virus de ébola en EU. Uno: el hecho de que la enfermera haya trabajado con el equipo indicado para tratar y manipular al paciente y, dos: que su nombre no figurara en la lista de 48 personas que permanecen bajo vigilancia de los médicos por haber tenido contacto con Duncan antes del 28 de septiembre pasado, es decir, antes de que se le hubiera recibido por segunda vez y diagnosticado por contagio en el Hospital Presbiteriano de Dallas.

Por el contrario, dos elementos que son considerados como atenuantes en el caso de este contagio, es el tipo de virus detectado que en opinión de Frieden, es un virus débil que ha sido diagnosticado en fase temprana, lo que favorece las posibilidades de supervivencia del paciente. Un segundo elemento a favor de reducir la amenaza de contagio es el hecho de que esta enfermera sólo tuvo contacto con una persona que ya ha sido aislada y permanece bajo vigilancia. La mascota de la enfermera, posiblemente un perro o un gato, ha sido también aislada pero no se contempla por el momento su sacrificio, tal y como sí se hizo en el caso de la enfermera española, Teresa Romero, cuyo perro Excalibur fue eliminado en un ejercicio de excesivo celo sanitario.

Tras la aparición de este caso, el máximo responsable del CDC reiteraba la importancia de seguir de forma estricta el protocolo de seguridad para quienes tratan con enfermos de ébola.

“Hemos enviado personal adicional al hospital de Dallas para asegurarnos de que el personal esté bien entrenado y para que se cumpla el protocolo recomendado. Es muy importante seguir de forma meticulosa y escrupulosa el protocolo para evitar nuevos contagios”, mencionó Frieden.

El contagio por ébola se produce en momentos en que la muerte de Duncan ha desatado una tormenta de críticas por la incompetencia, pero también por el tufo de racismo que se produjo durante el manejo de este paciente. Las circunstancias en las que Duncan fue admitido de forma tardía en el hospital, el tipo tratamiento al que se le sometió y las fallas en cadena que resultaron fatales, fueron denunciadas por sus familiares en EU que consideran que el liberiano “recibió un trato pobre e injusto”.

“Las dos primeras víctimas de ébola de EU fueron traídas desde África en vuelos especiales, se les trasladó a hospitales especializados de Atlanta y Nebraska para que recibieran un tratamiento rápido que salvó sus vidas. Esto no ocurrió en el caso de Duncan”, lamentó el activista Jesse Jackson.

Obama ordena investigación. El presidente estadounidense Barack Obama ordenó por su parte al CDC investigar la violación de protocolo que condujo al primer contagio de ébola en EU. Entre tanto, la ministra chilena de Salud, Helia Molina, dijo ayer que es poco probable que el paciente sospechoso de tener ébola en Chile padezca la enfermedad, aunque se mantendrá aislado por precaución hasta que se le efectúen las pruebas pertinentes.

// El Universal
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web