La Carpeta:
1 de 10
 
Barrales y Delgado podrían revaluar a Ricardo –su historia de traiciones, sus debilidades– o ser arrastrados a una aventura que mal sancionará la ciudadanía si no se toma en cuenta precisamente a la ciudadanía.
Jose Jaime Ruiz
octubre 4, 2017, 6:20 am

Si la candidatura presidencial de Ricardo Anaya no emerge de una consulta ciudadana, será el rival más débil (las encuestas no valen). El Frente Ciudadano por México se convertirá irremediablemente en el Frente Partidista por Ricardo. Al secuestrar la selección del Frente a los miembros del PAN, del PRD y de MC, Anaya está socavando la única alternancia ciudadana: un regalo para Andrés López Obrador o un regalo para el candidato de Enrique Peña Nieto.

Alejandra Barrales y Dante Delgado deben evaluar bien a Ricardo, un político que traiciona a sus cercanos, está en su naturaleza –como aquella fábula del escorpión y la rana. Si está en sus cálculos cerrar la elección, no como quieren Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Silvano Aureoles, el significado de las encuestas del Frente como opción ciudadana nada vale.

El mensaje a la dirigencia de los tres partidos condiciona al Frente cupular: “Es sabido que la naturaleza del Frente no es de carácter electoral. Sin embargo, la expectativa social es que desemboque en una coalición que compita en las elecciones del 2018. Por eso es indispensable que se transparente de inmediato la forma en que se prevé la forma de garantizar la participación de la sociedad, con un modelo auténticamente democrático e incluyente”.

Si Ricardo Anaya tiene como fin acotar las posibilidades de Margarita y que se decida a ser independiente antes del próximo domingo o que opte por un partido muy pequeño su candidatura presidencial, la ecuación no funciona. Si todo el trabajo de Ricardo fue para impedir que Zavala le ganara una elección abierta, porque eso sucedería, ¿dónde entra en la ecuación las presidenciales del 2018?

Si Ricardo no puede en una elección primaria y abierta ganarle a Margarita, ¿qué les hace pensar a Alejandra y a Dante que le ganará a Andrés Manuel López Obrador y al candidato de Peña Nieto? Anaya es el rival más débil y políticamente enclenque contra Andrés Manuel, y ya no se diga que en una elección de Estado la procuración de justicia, por su enriquecimiento exponencial, podría ir en su contra.

Barrales y Delgado podrían revaluar a Ricardo –su historia de traiciones, sus debilidades– o ser arrastrados a una aventura que mal sancionará la ciudadanía si no se toma en cuenta precisamente a la ciudadanía. En un horizonte pesimista, Alejandra sería arrastrada a perder la CDMX y hasta Dante-Enrique Alfaro, Jalisco.

Por otro lado, Miguel Ángel Mancera no está con Ricardo y ya expresó que su prioridad es la reconstrucción, no una candidatura independiente, pero, si se abre la posibilidad, bien podría competir en un ejercicio democrático, ciudadano y transparente. ¿Trabajar para los ciudadanos o para Anaya? Ricardo, el rival más débil.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web