La Carpeta:
1 de 10
 
Nada más falso que el paternalismo estatal, libertario o con cualquier otro adjetivo. La gente solo actúa racionalmente en los laboratorios y a la hora de responder encuestas. Y mientras los gobernantes sean gente, seguirán tomando decisiones equivocadas con conclusiones funestas para la sociedad que gobiernan.
Eloy Garza
octubre 18, 2017, 9:52 am

Las teorías económicas del reciente Premio Nobel de Economía, Richard Thaler, no funcionan bien en la práctica, al menos en el México actual. Thaler es un representante de la economía conductista, es decir, de la aplicación de la psicología en los intercambios comerciales.

Se supone que las personas no maximizan su utilidad en las decisiones que toman, sino que actúan irracionalmente. Son presas de la irreflexión y las malas previsiones. El ser humano se divide entre sus impulsos y su falta de previsión a largo plazo. Para encauzarla en el mejor de los sentidos, están los gobernantes.

Thaler cree que los gobernantes influyen más adecuadamente en los ciudadanos, no imponiendo la Ley, ni prohibiendo cosas, ni sancionando los malos comportamientos, sino orientando, induciendo, dando amables “empujones” (nudges) en la dirección correcta. ¿Cómo? Con campañas antitabaco, publicitando la comida sana, alentando el ahorro para el retiro, etcétera. Puros buenos deseos. A esto Thaler le llama “paternalismo libertario”.

Lo que no aclara el flamante Premio Nobel es que los gobernantes también son personas, por lo que no maximizan su utilidad por el solo hecho de trabajar en gobierno. Están sujetos eventualmente a sus impulsos, como todos, y son poco previsores a largo plazo, como todos. Tampoco suelen actuar “racionalmente” al tomar sus decisiones de impacto público así que su paternalismo suele ser parcial y no siempre racional, con la gran diferencia de que las consecuencias las pagamos todos, no solo ellos.

El problema en países como México y en economistas como Thaler estriba en creer que la clase gobernante sí decide objetivamente, y por eso mismo sabe mejor que el resto de la población lo que todos debemos hacer o pensar. Es una visión idílica de los mandatarios, ahora con la variante ilusa de que un gobernante independiente sí hará mejor las cosas que uno de extracción partidista. ¿Y por qué habría de hacerlo?

Nada más falso que el paternalismo estatal, libertario o con cualquier otro adjetivo. La gente solo actúa racionalmente en los laboratorios y a la hora de responder encuestas. Y mientras los gobernantes sean gente, seguirán tomando decisiones equivocadas con conclusiones funestas para la sociedad que gobiernan.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web