La Carpeta:
1 de 10
 
Los habitantes de Cadereyta solicitaron “ayuda divina” para poder detener la violencia que azota desde unos días a dicha localidad, ante la ineptitud de las autoridades locales y estatales por detener a los delincuentes.
Staff
mayo 19, 2017, 6:47 am

cadereyta

Los habitantes de Cadereyta solicitaron “ayuda divina” para poder detener la violencia que azota desde unos días a dicha localidad, ante la ineptitud de las autoridades locales y estatales por detener a los delincuentes.

Esto luego del secuestro de dos niños y un maestro en menos de dos semanas, los cuales hasta el momento siguen sin aparecer.

Desde temprana hora comenzaron a llegar estudiantes, amas de casas, obreros y hasta policías, a dejar veladoras encendidas en la plaza principal de Cadereyta.

Fue por medio de las redes sociales, que se hizo la convocatoria para exigir un alto a las ejecuciones, levantones y secuestros de personas honradas.

El último caso se registró la tarde del pasado miércoles, cuando un comando armado secuestró al hijo de un comerciante en un Club Privado, en Cadereyta.

La víctima fue identificada como Juan Daniel, de 13 años de edad, quien se encontraba en un club deportivo en la Colonia Lomas de los Pilares.

El jovencito es nieto del comerciante Juan Garza, quien es propietario de una importante cadena de refaccionarias en Cadereyta.

De acuerdo con un tío de la víctima, los delincuentes llegaron en un auto Vento blanco con vidrios polarizados y se llevaron al menor, ante la mirada del guardia de seguridad que no pudo hacer nada al ver que estaban armados.

Los hechos ocasionaron la movilización del Grupo Antisecuestros, pero hasta el momento el menor no ha sido ubicado y se teme por su vida.

Apenas días antes, los mismos delincuentes habían secuestro a otro menor, que solo fue identificado como el hijo de Chepes, otro comerciante de Cadereyta.

Así como el profesor Oscar Díaz, quien fue interceptado al salir de un plantel educativo del municipio de Cadereyta.

Los hechos causaron malestar entre los habitantes de Cadereyta, quienes mencionaron que no confían en las autoridades.

Incluso se sospecha que en los secuestros estarían implicados ex policías de la localidad, que fueron despedidos por tener nexos con grupos de la delincuencia organizada.

Los afectados mencionaron que confían más en dios, por lo que decidieron protestar colocando veladoras en la plaza para pedir parar la violencia.

// El Porvenir
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web