La Carpeta:
1 de 10
 
Si la PGR logra acreditar que la actriz Kate del Castillo recibió recursos financieros de Joaquín del Chapo para la realización de una película que narrara la vida del capo, ocultando el origen de los mismos en el momento de su utilización, el Ministerio Público federal podría acusarla del delito de lavado de dinero.
Staff
enero 13, 2016, 6:57 am

katedelcastillo-int

Si la Procuraduría General de la República (PGR) logra acreditar que la actriz Kate del Castillo recibió recursos financieros de Joaquín “El Chapo” Guzmán para la realización de una película que narrara la vida del capo, ocultando el origen de los mismos en el momento de su utilización, el Ministerio Público federal podría acusarla del delito de lavado de dinero, coincidieron expertos penalistas.

El ex titular de la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales de la PGR, Jorge Lara Rivera, advirtió que las autoridades ministeriales están obligadas a ser exhaustivas en la investigación de los contactos y negociaciones que sostuvieron ambas partes para la realización del filme, con el propósito de esclarecer si Kate del Castillo y el actor Sean Penn cometieron alguna conducta ilícita.

En ese sentido, el actual catedrático de la Universidad Anáhuac advirtió que si se acredita la transferencia de dinero procedente del narcotráfico a las empresas o cuentas bancarias de la actriz, se le podría acusar del delito de lavado de dinero u operaciones con recursos de procedencia ilícita, el cual se sanciona con penas que van de cinco a 15 años de prisión.

“Con todos los elementos se podría valorar si ella incurrió en el delito de lavado de dinero o en el de tentativa de lavado de dinero, acreditando que se entregó algún tipo de recurso financiero para la realización de una película. Todos sabemos que el señor Guzmán Loera es narcotraficante y que sus recursos provienen de actividades ilegales, entonces cualquier civil que reciba dinero de procedencia ilícita incurre en el delito de lavado de dinero; entonces, si se acredita la entrega de recursos o que existía la intención de hacerlo, se podría configurar dicho ilícito, pero atendiendo siempre la presunción de inocencia”, advirtió Lara Rivera.

Por separado, el presidente del Colegio de Derecho Penal de la UNAM, Carlos Daza Gómez, consideró que además de la acusación por lavado de dinero se les podría imputar el delito de encubrimiento previsto en el artículo 400 del Código Penal federal en su fracción tercera, el cual se castiga con penas de cárcel que van de los tres meses a los tres años, por favorecer el ocultamiento de un delincuente que era prófugo de la justicia.

En contraste, el abogado penalista Gabriel Regino consideró que la acusación por encubrimiento podría ser rechazada por un juez federal, debido a que para poder configurarla era necesario que la PGR citara a Sean Penn y a Kate del Castillo desde el momento en que se reunieron con Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

Sólo en caso de que se hubieran negado a dar datos sobre el paradero y las actividades del criminal, se les podría acusar de encubrimiento, como sucedió en el caso de Rodrigo Vallejo Mora tras la difusión de un video del encuentro que sostuvo con el líder de “Los Caballeros Templarios”, Servando Gómez Martínez, “La Tuta”.

Jorge Lara consideró que la publicación de la entrevista realizada por Sean Penn a “El Chapo” en la revista “Rolling Stone”, “aunque se trate de un periodismo sui géneris”, dificulta aún más la formulación de cargos por encubrimiento, ya que ambos actores pueden alegar la reserva de la fuente como cualquier periodista, además de que también pueden apelar al derecho de libre expresión, tanto en México como en Estados Unidos.

Una comedia, vínculo actores-capo: Campa

El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, consideró que la relación de los actores Kate del Castillo y Sean Penn con el líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, podría equipararse en términos cinematográfico con “una comedia”.

“Al final la relación facilitó la captura. Me parece que al final, en buena medida, la relación entregó al delincuente. Me parece que si lo tratamos de explicarlo en términos de cine, se trata pues de una comedia, en la que una pareja que pretende servir al mal, termina sirviendo al bien”, dijo.

En conferencia, tras presentar la Plataforma del Debate Nacional sobre Marihuana en la Secretaría de Gobernación, Campa señaló que hasta el momento no hay ninguna petición o razón para actuar de oficio en la protección de los derechos humanos de Kate del Castillo, relacionada con la recaptura del líder del Cártel de Sinaloa.

Explicó que en los últimos días se ha generado una polémica por la relación de los actores con el capo, pero dijo que lo más importante es que ésta llevó a su reaprehensión.

Comentó que hasta hoy se desconoce si esa relación implicó algún tipo de beneficio económico para algunas de las partes.

“Elemento que seguramente será muy importante en el análisis legal, no solamente en México, sino también en Estados Unidos”, dijo Campa.

“Hay mucha información con la que no contamos en términos de si la relación implicó algún tipo de beneficio económico”, comentó.

Mencionó que se ha abierto una discusión sobre la naturaleza sicológica de la relación, qué es lo que realmente pretendía el capo, entonces prófugo de la justicia, con los actores.

El sábado pasado, un día después de la recaptura de Guzmán Loera, la revista “Rolling Stone” publicó una entrevista realizada por el actor Sean Penn al narcotraficante y presentó un video en el que el capo dice que el contenido es exclusivo para Kate del Castillo y el actor.

Del Castillo sería la encargada de producir una cinta autobiográfica que el capo pretendía que fuera filmada antes de su fuga del penal de El Altiplano en 2015.

Según una investigación de la PGR, para concretar su proyecto la actriz no dudó en reunirse con el capo cuando éste se ocultaba en el Triángulo Dorado, en la zona norte del país.

// El Universal