La Carpeta:
1 de 10
 
Mientras Ron Rivera y su staff diseñan la estrategia para atacar a Peyton Manning -quizá el quarterback con mayor IQ en la historia de la NFL-, Gary Kubiak y los Broncos deben encontrar la manera de contener a Cam Newton, algo que en esta campaña nadie ha logrado.
Staff
enero 30, 2016, 8:05 am

Por Iván Pirrón

Estamos a 10 días del Super Bowl 50, un duelo que promete mucho entre Panthers de Carolina y Broncos de Denver.

Mientras Ron Rivera y su staff diseñan la estrategia para atacar a Peyton Manning -quizá el quarterback con mayor IQ en la historia de la NFL-, Gary Kubiak y los Broncos deben encontrar la manera de contener a Cam Newton, algo que en esta campaña nadie ha logrado.

Hay muchas dudas en el aire, y aquí les presento las 10 que te tengo en la cabeza:

1.- ¿Qué defensiva pesará más en San Francisco?

La de los Broncos fue la mejor de la liga en cuanto a yardas totales y también contra el pase. Von Miller y DeMarcus Ware conforman la mejor pareja de linebackers exteriores de la NFL y el plan es estar encima de Newton toda la noche (se escucha más fácil de lo que en realidad es).

La defensa de Carolina siempre hace la jugada grande. En el Juego por el Campeonato de la NFC, las Panthers interceptaron a Carson Palmer cuatro veces (tienen 6 en dos juegos de Playoffs) y forzó dos fumbles.

Luke Kuechly regresó una intercepción al touchdown por segunda semana en fila.

“Somos la Avenida de los Ladrones”, dijo el safety Kurt Coleman.

Manning y Newton deberán ser muy cuidadosos con el balón en San Francisco.

2.- ¿Listos para la “Read-Option”?

La defensiva de Denver enfrentará una ofensiva que prácticamente no vio en toda la campaña: la “Read-Option”.

Cam Newton opera a la perfección el sistema y tanto Von Miller como DeMarcus Ware deben estar muy atentos a sus “llaves” y ser muy disciplinados cuando el quarterback de Carolina se quede con el balón y corra.

Hace unos cuantos años, cuando aún jugaba en Dallas, Ware sufrió las dos veces que enfrentó a Robert Griffin III, básicamente porque atacaba muy “franco” al quarterback y eso facilitaba la toma de decisión a “RG3”, quien entregaba el balón al corredor. Cuando DeMarcus dudaba y esperaba carrera, Griffin se quedaba con el ovoide y tenía tiempo suficiente para encontrar a un receptor abierto.

Ware será el hombre a atacar con la “Read-Option”, y más le vale estar listo.

3.- ¿Quién podrá correr el balón?

Para ambos equipos el ataque terrestre es un aspecto determinante en el Super Bowl.

En dos juegos de postemporada, Carolina promedia 148 yardas por tierra, gracias al regreso de Jonathan Stewart y a la presencia de Newton.

Denver sólo ha aceptado un promedio de 64.5 yardas en los Playoffs, pero el número puede ser engañoso, pues enfrentó a un diezmado e inexperto backfield de Pittsburgh y a los Patriots, cuya ofensiva en 80% pases.

Los Broncos han generado 104 yardas por juego en la postemporada, con el dúo que conforman C.J. Anderson y Ronnie Hillman, mientras la defensa de Panthers es tercera en estos Playoffs al aceptar 69 yardas terrestres por juego.

4.- ¿Anotará algún receptor de Denver?

En dos juegos de Playoff, Peyton Manning no ha podido lanzarle un pase de touchdown a alguno de sus receptores. No, ni Demaryius Thomas, ni Emmanuel Sanders han podido anotar en la postemporada.

El único que tiene recepción de touchdown es el ala cerrada Owen Daniels, quien anotó un par de veces ante Patriots en el Juego por el Campeonato de la AFC.

Ante Josh Norman y el resto del perímetro de Carolina, la misión sólo se complica.

5.- ¿Quién dominará en la “Zona Roja”?

Carolina tiene 7 viajes a la “Zona Roja” en los Playoffs y en 6 ha anotado touchdown. Es clave para la defensa de Denver comportarse a la altura cuando Cam y sus Panthers se adentren en su yarda 20.

Los Broncos han recibido en “Zona Roja” 7 ofensivas en la postemporada y sólo 3 han terminado en anotación de 6 puntos.

Mientras la defensa de Denver permita goles de campo, Manning y los Broncos estarán en el partido con posibilidades de ganar el Super Bowl 50.

6.- ¿Un tercer down?

La ofensiva de Denver ha sufrido en terceros downs en la postemporada. De 32 sólo han podido convertir 9, es decir 28.1% de efectividad.

Lo que Kubiak quiere es mantener a Newton en la banca y darle descanso a su defensa, pero para ello es necesario convertir esos terceros downs y alargar los drives.

Lo último que quiere Wade Philips, coordinador defensivo de los Broncos, es ver a sus muchachos mucho tiempo en el campo, lidiando con Cam.

Sería un suicidio.

7.- ¿Manning o Kuechly?

El duelo cerebral que sostendrán Peyton Manning y Luke Kuechly será clave -y muy entretenido- en el Super Bowl.

Manning es el mejor cuando se trata de diagnosticar una defensiva y cambiar la jugada segundos antes del centro, pero Kuechly es un linebacker muy inteligente y estudioso que tendrá a su defensa lista para los “audibles” del veterano quarterback.

Cualquier error o acierto de Manning o Kuechly se puede convertir en una jugada grande que cambie el curso del partido.

8.- ¿Suficientes receptores?

Hay quien duda de los receptores de Carolina: Ted Ginn Jr., Corey Brown, Devin Funchess y Jerricho Cotchery. Este cuarteto enfrentará al mejor perímetro de la NFL, encabezado por los cornerbacks Aqib Talib, Chris Harris Jr. y Bradley Roby, además de los safeties T.J. Ward y Darian Stewart.

Brown tuvo 4 recepciones para 113 yardas y un touchdown (de 86 yardas) contra Arizona, mientras Ginn Jr. es el más rápido del grupo. Pero -al menos en el papel- estos receptores de Panthers no parecen representar un reto mayor a la defensiva secundaria de los Broncos, que llegan al Super Bowl tras lidiar y frustrar al versátil cuerpo de receptores de los Patriots.

9.- ¿Owen Daniels o Greg Olsen?

Quizá sea el Super Bowl de las alas cerradas. Daniels atrapó 2 pases de touchdown en el triunfo de Denver, 20-18 sobre Patriots. Fueron, de hecho, los dos únicos balones que atrapó en la tarde, pero es un objetivo al que Manning buscará en “Zona Roja”.

Olsen estará más activo. En dos juegos de postemporada tiene 12 recepciones, 190 yardas (15.8 por balón atrapado) y un touchdown.

Los linebackers y safeties de Denver hicieron un buen trabajo al contener a Rob Gronkowski la semana pasada, y ahora deben hacer algo similar con Olsen.

10.- ¿Otro juego cerrado… otro triunfo?

Con la victoria sobre Patriots, Denver tiene ahora récord de 11-3 en juegos que se han decidido por 7 puntos o menos en la campaña.

Es la gran ventaja de contar con la mejor defensiva de la liga, porque siempre te va a mantener en el partido.

Y si los Broncos entran al cuarto periodo con ventaja -por mínima que sea- o abajo por menos de 7 puntos, Denver estará en su zona de confort y en condiciones de darle a Peyton Manning su segundo trofeo Vince Lombardi.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web